En escenarios de crisis, PV responde con solidaridad total

Por Mtro. Luís Ignacio Zúñiga Bobadilla (*)
direccion.vallarta@univa.mx

.

Me permití compartir el  mensaje (Facebook) de mi padre rector presbítero licenciado Francisco Ramírez Yáñez:

A nombre del plantel UNIVA Puerto Vallarta quiero a agradecer a las siguientes personas o instituciones: club Rotarios de Vallarta, ROTARAC, escuelas de Bahía de Banderas, Coparmex, Sr. Eduardo Legorreta, presidente del patronato de UNIVA Vallarta, universitarios y a la comunidad Vallartense, que hicieron posible enviar varias toneladas de víveres al estado de Puebla a los siguientes lugares: San Antonio Esperanza, Jonacatepec, Platanar, Tetela del Volcán, Tetelilla, San Juan Tepecoculco, Axochiapan y Tlayacapan. Dios premie su generosidad.

A mi familia por unir su esfuerzo en apoyo de los que sufren, Dios los bendiga.

Me pareció muy importante y lo es la entrega de víveres directamente a quienes se les dirige la ayuda, ya que la respuesta de la sociedad ante la emergencia que se vive en el país no permite desvíos.

Es angustiante lo sucedido con los sismos y réplicas en el sur y centro de México. La angustia y el miedo que hace presa a los ciudadanos les lleva a demostrar la unión nacional ante el embate de la naturaleza se ha dejado a lo largo y ancho de la República Mexicana.

La respuesta esperada, como hace 32 años con el terremoto del 19 de septiembre es patente y permanente, lo lamentable es la pérdida de vidas, lo material se recupera en el tiempo, aunque todavía se reportan damnificados de 1985, ahora se suman miles más, la incertidumbre lo cesará, desafortunadamente.

La participación masiva va más allá de un acto cívico y solidaridad con el prójimo que lo requiere en momentos de urgencia; esto demuestra que los mexicanos somos responsables ante la adversidad trágica en todo momento, esto me ha quedado demasiado claro sin apelar a la organización y al orden demandado por la autoridad la gente se volcó a las calles con la efectividad de lo que su conciencia le dictó, servir sin importar el peligro.

Aquí en este hermoso destino de Puerto Vallarta todos respondieron al llamado de mejorar la angustia de los que sufrieron la emergencia, mis compañeros los rotarios del Club Puerto Vallarta Sur y otros símiles, empresarios generosos como el licenciado Eduardo Legorreta Chauvet y la Coparmex Puerto Vallarta-Bahía de Banderas, la cual facilitó el traslado de los víveres hasta las zonas siniestradas, todos dieron cuenta de su preocupación unidos con los que sufren.

Ningún esfuerzo debe ser efímero en este escenario de emergencia, las instituciones participantes como la Marina Armada de México, la Defensa Nacional, cuerpos de seguridad en general fueron rebasadas por la sociedad civil, ésta se ha visto cada vez más participativa y en todos sitios.

Lo inadmisible es que se utilice este momento de zozobra para realizar proselitismos políticos, nadie tiene el derecho de, como se dice popularmente “llevar agua a su molino”, como se ha dejado sentir en algunos lugares donde la tragedia prevalece, eso en mi opinión es un acto contrario al civismo y a la necesidad de los que padecieron la furia de la naturaleza.

Me parece importante mencionar la respuesta internacional de apoyo, las empresas que se han manifestado en público para demostrar solidaridad a través de donativos importantes, además de los mexicanos en el extranjero contribuyendo por medio de anuncios en medios de comunicación cerraron su compromiso con los afectados, donativos importantes a través de porcentajes de sus ganancias y en especie. Las empresas telefónicas que abrieron sus canales sin costo alguno, con la donación de cinco pesos por cada uno que se otorgue a los afligidos por los sismos. Fábricas textiles, restaurantes y los más en apoyo a los que sufrieron pérdidas materiales, aunque la vida de sus seres amados no puede rescatarse, para ellos mi pésame y la pronta resignación.

Llaman mi atención las respuestas de las grandes empresas del país, al igual que extranjeras, entregando sus donativos a la labor común. La antigua y tradicional cervecería, ahora extranjera, ofreció en gran desplegado donar un porcentaje de las  ganancias que obtenga de la venta de una de sus especialidades. Otras empresas anunciaron aportar un tanto más a los damnificados. Algunos transportistas ofrecen servicio gratis, mientras que los supermercados destacan empleados suyos para atender centros de acopio o de distribución. Un buen número de grandes empresas están regalando alimentos, medicinas, equipos, materiales para construcción, herramientas en un colosal esfuerzo nacional.

No es sencillo resolver el momento de angustia y pérdida de vidas, además de la infraestructura dañada, me refiero a escuelas, edificios habitacionales, de servicio público y calles, en general es momento de apoyar sin temor a la desventura, ésta manifiesta por actos de rapiña y proselitismo político ampliamente comentado por analistas en medios de información. Fuera de esto, En escenarios de crisis, PV responde con solidaridad total.

.

(*) Director de la UNIVA Puerto Vallarta.