“Esos locos que nos gobiernan”

Enrique Alfaro.

Por Gregorio González Cabral

.

“Esos locos   que  nos  gobiernan”  es  el título de un  libro de divulgación, sobre la  clase  de personas   que ponen a  tomar  decisiones  sobre una población  por lo general,  desconocedora  de la clase de  gente  que  tiene  en  el gobierno.

Y es que   sobre  todo,  cuando  se pierde   el  respeto a los  habitantes  y con  todo descaro les   imponen  gente desconocida  de  otros  rumbos,  luego se  llevan  los ciudadanos locales   cada sorpresa  que  les deja   espantados.  Sucedió en  Puerto  Vallarta   cuando se   dieron  a conocer los  antecedentes  penales  de  quien era  nada  menos que  presidente  del Supremo Tribunal  de  Justicia  del Estado  de  Jalisco, por lo que  fue  destituido. El  señor, antes  había   sido   responsable  de  delicado  cargo de seguridad  en  Puerto Vallarta.  Ya para  entonces había cometido  las   faltas  por las  cuales  lo destituyeron.

Cuando Rosales,  Uyeda  y otros  misteriosos  pusieron  a   golpe de   delito  electoral   y costal  de  cemento  a  “Mochilas”  como  presidente  municipal de Puerto Vallarta,    en  el  paquete  vinieron ¡vaya usted  a  saber qué  tipo de  gente!

Ahora, un  tal Lozano  del Real,  que  de la  nómina  municipal de Puerto Vallarta, brincó  a la  de  Zapopan,  Jalisco,   acaba  de ser corrido  del  gobierno  de Pablo Lemus,  nada  más  porque ese  servidor público, ofendió  a buena parte  de   la ciudadanía,  al difundir por  Facebook:  “Yo prefiero tener  un pacto con  el diablo que con la  Iglesia  Católica de mierda”.  Todo, para  quedar bien con Enrique  Alfaro     y  sus obsesiones  jacobinas que le hacen  provocar   a  los  creyentes, aunque luego  se  arrepienta   ante   la   posibilidad  de  prender, a lo  tarugo, nuevo conflicto  religioso.

Pablo Lemus, alcalde   de  Zapopan,  según eso es  también  de la “Movida Ciudadana”.  Pero  para nada   quiere   quemarse  como arcaico anticatólico, sólo por  apoyar  las  ocurrencias   de Alfaro.  Por eso  corrió  a Lozano del Real (“Frank  Lozano”), gente de los  afectos y  cercanías  de Lalo  Rosales -ex  presidente   estatal  de  los “beatitos”  del  PAN-,  ahora  entregados  al “establo” de Enrique  Alfaro  para  que  den sus  pleitos.

¿Qué  hacía Lozano  en  la nómina  de Zapopan, aparte  de  cobrar  de   quedar bien con Alfaro? Según  eso, era jefe de la Dirección  de Fomento al Empleo  y Emprendurismo,        para lo  cual tenía  que  tratar  con empresarios  “católicos   de mierda”, mientras  hacía  pactos   con el  diablo.  Paso esperado,  después de pactar   con los  socios Lalo Rosales  y  Alfaro.

Por lo pronto,  Pablo Lemus, le  hizo el gusto y  lo  mandó  al  diablo, para que acordara con  algunos  empresarios   que  son   verdaderos  chamucos… y no de pastorela.

¿Sabían los  vallartenses  la  clase  de  ficha   que   tuvieron en el gobierno de  “Mochilas-Rosales-Uyeda-Alfaro  y  socios”?

Auténticos “funcionarios  de mierda”. ¿O  no?