La solidaridad recompone escenarios en crisis

Por Mtro. Luís Ignacio Zúñiga Bobadilla (*)
direccion.vallarta@univa.mx

.

Emprender en un mundo global no es tarea fácil. México es una nación emprendedora, versátil y con demasiada entereza comprobada, no será la última ocasión en la cual se le presentan retos que no esté dispuesta a solucionar.

En estos momentos de tragedia y zozobra nacional la innovación no decae, diría que arremete con más fuerza. Habrá renglones de nuestra economía que despegarán con las reformas presidenciales, fundamentalmente con las Pymes, de acuerdo a los financiamientos, no hay duda al respecto.

En los próximos años el crecimiento económico nacional será sostenido sobre una base de sus mejores alternativas: el turismo; se sabe y se ha mencionado con insistencia que solamente será a través de inversión y servicios de calidad como se logrará desarrollar esta importante industria de forma ágil y permanente.

Como en todo proceso la gestión puede presentar dificultades, algunas de ellas son la fortaleza de nuestra gente, en lo físico y psicológico; se ha demostrado en la tragedia experimentada, el pueblo se levantará no debe existir duda.

Existe claridad en los escenarios económicos políticos y educativos, en este sentido preocupa por la paralización y destrucción de escuelas en zonas devastadas; las Instituciones de Educación Superior y colegios de especialistas en arquitectura e ingeniería han demostrado interés por participar como orientadoras y gestoras sociales ante la tragedia.

En especial lo menciono al conocer y dar el seguimiento oportuno a los acontecimientos, es así que las casas de estudios como la Univa con la participación de otras instituciones educativas mantienen en su misión y visión la solidaridad y vinculación con la sociedad en dificultades.

Históricamente el emprendedor social en nuestro país modifica actitudes y escenarios en crisis como se ha demostrado con su amplia participación, sea a través de los centros de acopio en el hermoso Puerto Vallarta y el envío apoyados por la Coparmex a los lugares devastados.

Esfuerzos empresariales y sociales desde el paraíso que es Puerto Vallarta para los compatriotas en desgracia, ahí trabajan como voluntarios miles de universitarios y preparatorianos con clara visión de los problemas por los que atraviesa su nación y, sobre todo, un desempeño incesante y cotidiano desde que inició la emergencia. Son emprendedores sociales sumamente respetables.

La pregunta está en el aire, qué sucederá más adelante; existe la necesidad de remontar los problemas con estos emprendedores sociales incansables, no es igual que hace 32 años (1985), han cambiado los medios informativos, la mentalidad solidaria, la sociedad da y dará una lección inolvidable al gobierno, es más exigente y prospectiva, está más coordinada que entonces; las fuerzas armadas, servidores públicos con el Primer Mandatario al frente, todos con un comportamiento a la altura de las circunstancias, todo esto los convierte en formidables emprendedores, que ven como la solidaridad recompone escenarios en crisis.

.

(*) Director de la UNIVA-PV.