No hemos terminado

Por Nacho Cadena

.

El o los terremotos nos dejaron devastados. Chiapas, Oaxaca y Ciudad de México están físicamente muy lastimados, los edificios caídos, los desplomes, y más allá los atrapados bajo los escombros, los difuntos, los lastimados… sufrieron mucho, sufren y seguirán sufriendo hasta reponerse porque el ser humano, con la ayuda sobrenatural y el respaldo solidario de todos, tiene la gran capacidad para reponerse y volver  a empezar y enfrentar la vida con más fuerza.

Ellos, los sufridos, fueron capaces de unir a toda una nación, el apoyo comunitario, la respuesta inmediata; primero los que tomaron el pico y la pala y se lanzaron a la zona del desastre y, sin ningún tipo de miedo, arriesgaron su vida para salvar la de otros.

Muchos otros se lanzaron a juntar víveres, ropa, juguetes para los niños, medicinas y todo lo que se solicitaba para aliviar la difícil situación de los damnificados. Instituciones como la Cruz Roja con toda responsabilidad respondieron a la entrega de la ayuda conseguida por la sociedad civil, por cada familia, por cada joven y hasta niños. Otras instituciones también respondieron pero adjudicándosela como si ellos la hubieran proveído. Ok, no está mal, pero la Cruz Roja dio su servicio impecable, humilde y cumplido.

La respuesta de todos fue increíble. Arriba corazones y los corazones respondieron con todo, a veces hasta casos insólitos, increíbles que denotan que los mexicanos somos buenos y que amamos al prójimo. No tiene caso repetir lo que ya todos sabemos.

.

PERO ESTO NO SE HA ACABADO

Tenemos que concientizarnos que lo mucho que ya se hizo, que la gran ayuda que se proveyó, que el gran esfuerzo es apenas el principio. Lo duro emocionalmente ya está pasando, pero la recuperación, el volver a una relativa normalidad está muy lejos, tardará en llegar y los requerimientos de la reconstrucción, de la sanificación, de encontrar la calma y las escuelas funcionando al cien y los hogares destruidos estén rehabilitados, por desgracia tardara en llegar, es un camino arduo el de la recuperación, un trabajo sin pausas, un esfuerzo continuo y además inteligente porque hay que seguir ayudando donde más se necesita y sobre todo como se necesita.

La propuesta de México Unido, hasta el final y parejo para toda la zona en desgracia, con definición clara de qué se necesita en cada región. Son tres zonas de desastre, de diferente naturaleza cada una, la idea es no dejar sin ayuda a cada una, en forma proporcional a la necesidad y con los elementos y materiales que cada una necesite

¡Ánimo! Si todos le entramos como hasta ahora, sacaremos JUNTOS la solución al grave problema.

.

ESTO NO SE HA ACABADO. MÉXICO FUERTE Y UNIDO, SEGUIMOS EN PLAN DE LUCHA

Al más que quizá reflexionar. No hagamos caso a los chismes, a los dimes y diretes, a las críticas insanas; dejemos, no caigamos en la trampa del “Río revuelto ganancia de pescadores”. Hay muchos enemigos de la paz, hay muchos que les interesa que no volvamos a la realidad. Vayamos más por la mira del optimismo y de la buena voluntad, busquemos lo bueno y huyamos de lo malo.

Puede que si haya desvíos y pérdidas en el camino, pero son mucho menos que lo bueno, lo útil y lo honrado. No perdamos tiempo en lo inútil y busquemos aceleradamente el bien de los más.

Ojo: La política y los políticos de todos los partidos quieren aprovechar el momento y las circunstancias para sacar provecho y “robar” espacios y posiciones.

No hagamos a nadie el caldo gordo. Lo único que importa es ayudar a nuestros compatriotas en desgracia.

¡VIVA MÉXICO! ¡País grande y generoso!