El Lago de Tos-Cano

De chile, dulce, de mole
y con planes el atole.
Dizque son como pelícanos
a la hora de planear,
pero si uno los observa
no se les ve aterrizar.
Guerrero está como ejemplo,
donde los agravios sobran;
solo una cosa es segura:
que los planeadores cobran.

Tenme confianza, paisano,
que te voy a dar… la mano.
Se le prestará a Juan Pueblo
siendo el desgobierno aval,
declaró don Chistorisky
de manera muy formal.
Se preguntó un voluntario,
blandiendo su pico y pala:
¿a los declarantes grillos,
a ellos quien los avala?

El edificio ladeado
está muy desprestigiado.
Dizque el edificio H
–seguro no de honorable–
por muy obvia negligencia
fue declarado inestable.
El sismo hizo manifiesto
un inestable edificio
de una cámara baja
inestable y sin oficio

Ayuda piramidal
para un pueblo horizontal.
Como la canción de Pénjamo,
ya se ven brillar las cúpulas
y andan prometiendo ayuda,
con sus muy infladas ámpulas.
No dan brinco si huarache,
ya lo sabe el pobrerío;
son como los pescadores,
cuando está revuelto el río.

Puede que sí y
también puede no ser,
en la desgracia
todo puede suceder.