“México” no está en pie

Por Gregorio González Cabral

.

Los políticos   mentirosos  y  sus abusivos  propagandistas,  andan diciendo que “México” está en pie.

Exagerado. Engañador. Falso.

“México” -cualquiera  puede comprobarlo-  está: sentado, acostado,  agachado,  culimpinado,  hincado  y  hasta   arrastrado.

De pie   está   el  “México”  que no  alcanza para andar en  coche o por lo  menos  en  bicicleta.  El “México de  patineta” que  complica  las  cosas en banquetas, parques, jardines y  panteones.  Pero  ese  México del  que  debería  decirse: “México, a pie y  sin guaraches”,   no siempre  está en pie. Se  sospecha que   toman su tiempo  para dormir  y  para  otras necesidades vitales que no  siempre  se pueden  hacer  de pie, como  dicen  los políticos: “México está   sentado”, como  el resto  de la humanidad, cuando  de  igualarnos   se   trata.  “México está   acostado”,  porque  tampoco  hay  una sola posición  del  kamasutra  y para  eso hay  hamacas  en  la costa  y  camas en  la montaña. Está  bien presumir: “México, de pie”, paro aclarando  que no siempre, ni en  todo momento.

Pero  ¿por  qué dicen eso  de “México  está  de pié”?  ¿Por lo que  andan diciendo las  malas  lenguas   sobre  cierto tipo de políticos  que  la pasan  de rodilla  ante Donald  Trump?  O  ¿Por qué   quieren quejarse   de las hemorroides  que no les   dejan  tomar  asiento?

Para  decir   verdad -algo  que jamás harán los políticos- deberían anunciar: “México está  de pie, pero también acostado  y  también  sentado,  como  a   ratos  hincado  o en  cuclillas”.

¿Cómo  decirles  que “México  está  de pie”, a  gente que está viendo  partidos  de   futbol que  consisten en  jugadores tirados  al suelo,  en cuanto los  mira feo el contrario? ¿Quién está “en pié”  en México cuando  dizque   juegan al   futbol?  Aquí  en  el   futbol no  se  gana metiendo  goles,  sino  revolcándose  en  el zacate,  para  darle  oportunidad  al árbitro de  ganarse la riqueza   marcando  penales.