Crisis económica y ética debilitan la razón e innovación

  • Mi sentido pésame a las familias que perdieron a sus seres amados en Las Vegas y que el Señor Jesucristo de pronta sanación a los heridos.

.

Por Luis Ignacio Zúñiga Bobadilla (*)
direccion.vallarta@univa.mx

.

Las crisis de valores es manifiesto en varios ámbitos sociales; se expresa en inestabilidad emocional, inseguridad creciente y otras adversas expresiones.

Ante estos escenarios es necesario replantear procedimientos; claro sin apartar la mirada de las acciones realizadas por los emprendedores, sobre todo los sociales, los cuales en estos momentos de definición juegan un papel muy importante. Todo ello también atiende lo económico, prioridad para que una nación como México se perfile hacia otros ámbitos de crecimiento.

He mencionado la necesidad de fortalecer modelos económicos de los emprendedores a través de la aplicación de la tecnología, el mundo global lo exige, diría es prioridad para detonar otras actividades, más en estos momentos de zozobra ante el embate de la naturaleza. Los movimientos telúricos han dejado una profunda herida que tiene que resarcirse a muy corto plazo, no se admiten demoras, la sociedad sufre.

La recuperación no será fácil; los emprendedores sociales y los que realizan actividades en la economía lo saben, más cuando la información sobre los terribles acontecimientos no llega a dimensionarse, me refiero a las últimas declaraciones del Primer Mandatario de la Nación, el licenciado Enrique Peña Nieto: “En el caso de la vivienda estimamos que solamente para Chiapas y Oaxaca se habrán de destinar más de 6 mil 500 millones de pesos y para las demás entidades calculamos otros diez mil millones”.

También me gustaría destacar el papel emprendedor y participativo de uno de los sectores más representativos de la sociedad, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) Juan Pablo Castañón Castañón quien expresó la necesidad de crear un Fideicomiso Fuerza México en Nafin; el objetivo, según el líder es transparentar la aplicación de los apoyos empresariales provenientes del exterior y nacionales. “Queremos ser un ejemplo de coordinación de lo que podemos hacer juntos sociedad y gobierno, transparencia, responsabilidad y efectividad, siguiendo los lineamientos internacionales y un riguroso escrutinio desde la sociedad para que lo hagamos ágil, pero con calidad para lograr resarcir los daños”.

Es, desde mi punto de vista el emprendimiento una de las acciones de alternar las soluciones que se requieren; desde lo social y lo económico se podrá avanzar de forma sólida y segura, considerando los aspectos prioritarios de cada etapa de la reconstrucción; por esa razón inicié mi colaboración con la aseveración de que los emprendedores sociales en estos momentos mantienen un papel vital en la transformación que requiere la sociedad mexicana.

Para México, será un gran reto unido a otros de tipo político, financiero y educativo; este momento es complicado y va en diferentes direcciones, cada una con sus soluciones específicas, en otras palabras, se está en un escenario de crisis económica y ética debilitan la razón e innovación.

.

(*) Director de la Univa-PV.