Los jóvenes… ¿dónde están?

Por Humberto Aguilar

.

Es indudable que la población de jóvenes en Puerto Vallarta es numerosa. Simplemente si observamos en las diferentes universidades se pueden contar por miles entre hombres y mujeres.

Si lo vemos de esa manera podría decirse que tanto en Puerto Vallarta como en Jalisco y como en todo el país los hay suficientes para esperar que México sea un país en primer término más digno, mejor en todos los aspectos, pues donde hay educación debe existir un futuro promisor, más es difícil afirmar que todo está bien y que el futuro está asegurado.

Solo vamos hablar aquí de Puerto Vallarta: en política no sale una figura importante más allá de César Abarca y Jorge Luis García, no se ve a nadie más, esto en el PRI, en el PAN Carlos Murguía y Ana Carina Cibrián, que lamentablemente dejaron la actividad política para dedicarse a sus empresas. En este mismo partido debemos anotar al presidente Arturo Dávalos y Oscar Castellón, quienes ahora están en el Movimiento Ciudadano con Priscila y Gladys con la guía de su mamá, Elisa Ramírez.

Del resto los jóvenes se han apartado de la política. No les atrae o están dedicados a otras actividades sin importarles si existe o no la actividad.

.

¿Y LOS EMPRESARIOS?

La actividad empresarial entre los jóvenes se reduce al grupo que continua el trabajo realizado por sus padres, no hay iniciativas para pensar que el futuro empresarial sea prometedor.

No quiero hablar de los jóvenes empresarios de Coparmex, esto le corresponde a quienes están hoy al frente de esta institución, Gabriel Igartúa y Carlos Elizondo, quienes por cierto hoy miércoles presiden el desayuno mensual de trabajo.

De mujeres empresarias se distingue en Coparmex Esperanza García, integrante del consejo directivo, muy activa en los programas de promoción y por supuesto muy activa en su empresa que destaca por la calidad del servicio.

Se puede apreciar que el panorama es muy triste en cuanto al empuje que deben tener los jóvenes en la profesión que eligen o como empresarios. Ni qué decir en el medio político, no se ve ese futuro prometedor que debiera ser la imagen de la juventud vallartense.

Como se puede uno imaginar fácilmente es que simplemente no les interesa, los que están en la escuela, ya en una carrera profesional empeñados en terminar su profesión con el deseo de progresar, hacer dinero, casarse, tener hijos… o sea lo ordinario.

Hombres y mujeres en el mismo término, cosa que veo muy lamentable porque el tiempo pasa, no se detiene, el futuro es de ellos pero no se ve que quieran destacar en otra cosa que no sea afrontar lo que venga en su camino. Cosa muy lamentable.