El terrible “Mochilas”

Ramón Guerrero.

Por Gregorio González Cabral

.

No es por  “portación de   cara”,  es por  rutina que  la  Fiscalía del  Estado  de  Jalisco,  cita   a declarar al  terrible “Mochilas”  por  uno de los  sonados  casos durante su administración:  la  desaparición del regidor Humberto Gómez Arévalo.

Como  se recordará, en  2015,  ese   regidor  que   había sido también  de  la “Movida  Ciudadana”,  de pronto desapareció    después de denunciar manejo de influencias , actos  de corrupción  mas  allá  de los delitos  electorales.  Luego,   le  habían  saqueado su  oficina  en Palacio   Municipal, llevándose  dos  computadoras,  unas botas femeninas, un celular y un pagaré  por  50 mil  pesos.

Ya para  entonces el  regidor Gómez se había   desligado de  los  de  la  “Movida Ciudadana” y  estaba como independiente.

La regidora  entonces, Susana  Carreño, insistió en el momento que  Gómez Arévalo había sido insistente en denunciar  corrupciones de la   administración  municipal de  “Mochilas”, político que hoy  es diputado local en  Jalisco.

Conforme  relatos  de  asistente,  la última persona  con  la cual  vieron  al luego desaparecido   regidor  Gómez, fue un tal “Chuy”.  Antes, de  emergencia  había  reunido  miles  de  pesos  “para operar a  su madre”, prestados por  regidores   que le   seguían  siendo amigos.  Esos  préstamos, ordenó el regidor  a  su  asistente que  los recogiera  y se los llevara  a un  estacionamiento  de tienda   importante.  “Chuy”  estaba  en la camioneta  del  regidor,  a él ordenó entregarle el dinero.  El regidor  Gómez bajó   de otra  camioneta, seguido de cerca  por extraña  persona.  Última  vez  que le  vieron.  Su camioneta apareció luego, abandonada  cerca de la Central Camionera.

Desde   entonces no se  ha aclarado esa  y otras   desapariciones   de  esos mismos  tiempos.

Ahora citan  a “Mochilas” -presidente   municipal  en ese tiempo-  a que  declare  en  la  Fiscalía.  “Mochilas”  dio  a conocer citatorio y  extrañamente   lo atribuyó a  “persecución  del PRI”, sin  aclarar  quién  “del  PRI”,  lo estaba persiguiendo  o  tenía  renovado  interés  en  que  se hiciera  justicia.

Hace  meses,  al  ser  detenido  el   promotor  de “Fandango”,  aparecieron gestiones a su favor   donde   fueron  agredidos verbalmente  la   regidora   Susana  Carreño  y  el desaparecido Gómez  Arévalo.  El influyente  Sergio Kurt Schdmit,  furioso contra  ellos,  con el  apoyo y    amparo  de los  entonces panistas, el borracho ofensivo Emilio González Márquez   y el “Mochilas”.   Kurt  Schdmit, muy de las   viejas  amistades  de  Emilio,  resultó  gente  al servicio del crimen  organizado.  ¡Vaya  fichitas “perseguidas”!

Kurt  Schdmit,  protegido de Emilio y “Mochilas”,  amenazó públicamente  al     regidor Gómez  Arévalo, cuando  se  opuso a que se le hicieran  favores  en la alcaldía  de  Puerto Vallarta.  Los  de  la “Movida  Ciudadana”  tenían  en puestos de  la  administración  pública  a  una hermana y  al hijo  de Kurt  Schdmit, cuyo apodo  en  el bajo mundo  es “El Pistolas”.

Quizá de eso quieren hablar   en la Fiscalía  con   “Mochilas”, siguiendo  tantas   averiguaciones  sobre  contratos  chuecos  (“moches”¡,  desapariciones,  delitos   financieros,  contra la salud,  etc., donde aparece quien  fuera   presidente municipal de  Puerto Vallarta,  por voluntad  de González  Uyeda  y   Lalo Rosales.

Motivos   tienen  para  citarlo.

Pero ¿merece  andar  en este tipo  de  chiqueros   Puerto Vallarta?

Lo dicho: tienen que  exigir  respeto.