El Lago de Tos-Cano

La última consecuencia
de la muy grilla retórica
es que ya nadie les crea,
aunque sea verdad histórica.

Serán primeros los últimos,
es palabra del Señor;
aunque sea contradicción
muchos lo creen con fervor.
Las últimas consecuencias
no mencionó el Redentor.

Cuando un grillo profetiza
las últimas consecuencias
habla de algo intangible,
sujeto a las contingencias
y esperando que le crean
las inocentes audiencias.

Tan cierto como el oxígeno,
ese mismo que respiras;
para esas grillas y grillos
que tienen muy altas miras,
“las últimas consecuencias”
son las primeras mentiras.

¿El periodista recientemente
caído en SLP es  una de las
últimas consecuencias, apá?