33 calientes, 2 lugares

Margarita Zavala.

Por Gregorio González Cabral

.

Si usted todavía no se  ha apuntado  como  candidata (o)  “independiente”  a  la  presidencia  de  la República  y ya tiene  hasta  sus constructoras  apalabradas,  aproveche la ampliación de plazo  que hicieron para la esposa de Calderón  y   súmese   a los  calientes  que  disfrutan  juntando  firmas  y perdiendo el tiempo.

Porque  a  muchos   se  les olvida  o jamás   supieron  que  la política no  es  para  quien quiere,  es para quien  puede, para  quien hacen poder.

Si no  hay  rey que  te   ampare ¿a qué  le tiras, cuando sueñas, mexicano?

A “El Bronco”  lo mandan  sus  compañeritos  del PRI. A  Margarita la  mandan de Los  Pinos.  ¿Con  qué   cartas   matas  ese  par?

Porque  además,  debes  saber  que  los del  Instituto del  Entrañable  Fraude  Electoral ya presentaron la papeleta  en la  que supuestamente  se  va  a  votar  el  año que entra  para Presidente   de la República.  Para  “independiente” nada  más  dejó  dos  sitios:  “El Bronco” porque ya se los  quieren  regresar  los  de Monterrey  y   la  esposa  de Calderón.  Con  eso se   llenan los  dos  espacios y quienes  quieran votar  por   alguien  más   que lleve  su propio  rollo de papel del baño.

Está bien que  se hayan anotado hasta los  chichimecas, nada  más para  hacer  enojar  al  Primer  Operador Nacional del  Fraude  Electoral Patriótico  que no los quiere  ver, por falta  de  brasier; pero todas y todos  que  andan ahí  de puritita  calentura choteándole  la mercancía  al  “Fumamoto”, a  quien por cierto  ya   suplió en  el  Congreso de  Jalisco, el  “C. Ciudadano   del Chongo Bajo”.

Conste   que   la   calentada no  es  gratis. Tienen que  juntar   cerca  de 900  mil  firmas  carísimas,  en diferentes estados,  para  que  simplemente   les  den  el  descontón   los del  Entrañable  Fraude,  porque   “presentó huellas   digitales de los  pies”.

Conste  que eso del  “opositor  independiente”  no  es  tampoco novedad. En la  otra dictadura,  en  la imperfecta,  Porfirio Díaz   tenía  su “independiente”.  Y  lo  habría puesto, como  a su compadre   Manuelito,  de  haber sentido  que  México, ya entonces,  estaba listo para  la democracia.

La  actual   “Perfecta” tampoco los   va a  poner,  pero  sí ya anda en eso,  con dos  tiene para  que  se  vea  que  hay  apertura, transparencia  y salida para  el  hartazgo de la población:  Uno,  Calderón para decir ¡salud!;  dos:  “El Bronco” para  quienes  sostienen  que “Pedro Infante no ha muerto… y  juega  a las  escondidas  con  Juan Gabriel”.

¿Quiere  decir  que los  odiados  partidos  políticos  seguirán, como  diario, como siempre? Por supuesto. Si  el odio popular fuera  impedimento  ninguno de esos  partidos hubiera  aguantado  el  primer   año.

Hubo tiempos  peores, cuando el  aborrecimiento  a  “los partidos  oficiales  de imposición y oposición” era  en  verdad tan  grande  que  no  hubo modo de  que  el candidato oficial   llevara opositor  para  taparle  el ojo  al macho. López Portillo   compitió contra sí mismo… y por poco  perdía.

Tampoco   es inédito lo de ahora.

Entonces, si no tiene más  en que perder el  tiempo, súmese  a  los  ilusos  “independientes”,  junte  su montón  de  firmas y tenga algo  que platicarles  a  sus bisnietos   cuando  le  pregunten si  México  está  listo para  la  democracia… o seguirá  perdiendo  contra  Honduras.