El Lago de Tos-Cano

Dizque la espada del Trompas
pende sobre el TLCAN
y nuestros negociadores
contra la pared están,
mientras que los canadienses
nomás el avión nos dan.

Vino el premier canadiense
a alborotar gallineros;
dizque mejores salarios
merecen nuestros obreros,
pero nunca mencionó
si eso incluía a los mineros.

No merecen ganar más
pues no están capacitados,
dijo un secre del trabajo
y chapulín redomado.
Me pregunto si él merece
el botín que ha acumulado.

Aparte de las sandeces
que uno tiene que escuchar,
lo bueno es que ya tenemos
algo para festejar:
en corrupción, en América,
ganamos primer lugar.

Si los paisanos haciendo lo mismo que
aquí ganan mucho más en EEUU, ¿lo mismo
pasaría con el secre del trabajo, apá?