“Halloween” y altares de muertos, costumbres de fuera

Por Gregorio González Cabral

.

Así  como en la otra dictadura   imperfecta,  Porfirio  Díaz impuso como “baile  nacional”  el  Jarabe  Tapatío,  en una  versión  light   que  le  quitó  todo   sabor a   esa   danza dura   del  asedio  del gallo  a la polla,  ahora nos  dicen que   el “Halloween”  del kínder   ya no  es “nuestro”   y que  lo  “nuestro  de ellos”   es  el  chistoso   “altar   de muertos”, junto  a  la “calavera garbancera” de Posada.

La  verdad  es  que  “nuestro”, lo   que  se llama de nuestra tradición  no  es, ni  son,  ni  los  “altares  de   muertos”,  ni  la  calaca garbancera,  como  tampoco  el  “Halloween” que  aquí  decimos “jaloguin”. Todos   son  ajenos,  extraños   a nuestras buenas   costumbres    del  respeto,  el rezo, la llorada y  el  “tan  bueno  que  era”   del  Día  de los Fieles Difuntos.

Ese  mito  de que  “los mexicanos  nos  reímos  de la  muerte”  es   cuento  peor  al  “Cuerno  de la Abundancia”, para país   con  la mitad  de  pobres tirando  a miserables. ¿Cuál  abundancia?  Será  la  de cobros  que nos hacen  los gobiernos  que todavía nos piden  que  les  regalemos la  sangre que porque somos  muy  buenos  y   algo tenemos  que  darles antes  de irnos.

¿Quién  se  ríe  de la muerte,  si por  donde quiera  hay   quejas por la matazón  con  armas gringas,  a montones y  a la  gacha? Si  en  Michoacán  les   parece   fascinante  la  muerte por  qué  le  gritan ¡asesino!  a   Felipe Calderón, en lugar   de  felicitarle por   multiplicarles las  tumbas  para ir  a echar  trago y  vela,  al iniciar  noviembre.

Conste que  en Jalisco,  en  rigurosa   tradición,    hay  algo  más  cercano  al  “¿me  da mi  jaloguin?” que  a  poner ridículos  tenderetes   con  fotos  de  Juan Gabriel  y  Pedro   Infante,   que porque no han  muerto,  que porque los vieron juntos  y  que   porque van  a reaparecer con  Elvis  Presley  que  tampoco  ha  muerto. Ir  a pedir  “jaloguin”  se parece a lo  que hacían   o  hacen  en  la  hacienda  de  El  Cabezón,   la  famosa  de los Cañedo  por el rumbo de Ameca.

Los  muchachos, golpeando botes   desfilaban por  el  rancho,  cargando a uno  que se hacía del  muerto.  Llegaban  a las puertas  y  cantaban  que   les  regalaran  calabaza para   difunto. Les daban  calabaza,  tamales, atole  y  ellos   respondían  con  versos   de  agradecimiento.  No les  daban  y más ruido  hacían  para exhibir  a  los  agarrados   de  El  Cabezón.  Aparte  de  la  tradición  de palacetes   coloniales,   de películas,   del  Estadio  Azteca y   de las  Copas  del  Mundo, los Cañedo nos  dejaron lo  más  cercano  a nuestra  tradición  del  “Hallowen”  de   la  que nos  ha  de  querer   despojar   Trump.

Lo  de los  “altares  de muerto”, dicen que viene  de  los  aztecas,  del  sincretismo de  Alfaro  con los  chilangos y  con Coatlicue que  es como su “Reina  del Altiplanio”.

Para los   creyentes  católicos, eso  de “elevar a  los  altares”  es cosa por demás  seria. Por lo general  son  largas,  polémicas  y  complicadas  las tareas  para   beatificar a quien  sea.  Alguien  con los  méritos   evidentes como Fray Antonio  Alcalde,  un tipazo fundador  del hoy Hospital Civil,   de  la Universidad   de  Guadalajara y  de cien maravillas  más, como  la  idea  de  “casas para los  pobres”,  todavía  no sube  a los  altares.

Así que la  vacilada   del  “Altar  de  Muertos”,  sin llegar  a  sacrílega,  es tomadura  de pelo,   en cuanto a  espiritualidad   y  buen  sentir  hacia quienes   se fueron para no  volver.

Mejor la  tradición  recatada, piadosa,  de  rezar  y volver a  rezar,  sin  escenografías,  velas,  cazuelas  de  comida y  ollas  de  trago, aparte de “conjunto  norteño”,  por  la  parentela  difunta. Algo tan  serio  como  la muerte debe   atenderse como  pueblo civilizado.

Porque eso de los “altares”  que  terminan  en  borrachera,  tampoco   es  de  admirar o de suponer  exclusivo  de los  nativos.    En  Guadalajara  hubo, eso  sí,  tradición  de los “Altares  de Dolores”.   Pero  junto a   su  multiplicación  fuera  de los hogares, con  el  indispensable   “piquete”   que  solían  echarle  a  las  aguas frescas,  vinieron los  escándalos, los excesos  en plena calle y la prohibición  de  la “devoción”   por parte de quien  manda  en lo  religioso, indignado  por  la paganización   de  costumbre piadosa, en  tan fea forma y en las  narices   de  los devotos.

Esos  altares  a la  Virgen  de los Dolores, si son  tradición  nuestra,  interrumpida por  el  chupe  y los  excesos.  No  así, la  recién  impuesta por nuestra entrañable  Dictadura  Perfecta,  a la  que  pareció   muy  a  tono  identificarnos  con  los muertos…  y hasta  con  desfiles.

Lo  de la Calaca  Garbanza  era una burla  del  grabador  Posadas, hacia  las  mujeres   cursis porfiristas  que estando en huesos   vestían a la  francesa  y  hasta  de París  traían  quien les hiciera   sombreros. Tampoco   se  diga  que  es “símbolo  de  la mexicanidad”  eso  de  las  calacas,  los  huesos  y disfrazarse  de   saldo  de panteón, de  escapada   de la  fosa común  para  festejar ¿la muerte?  No  inventen. Para locos  con Trump  tenemos.

Concluyendo: ni  el  arraigado   “jaloguin”,  ni  los tristes “Altares  de  Muerto”,  ni las  calacas   garbanceras   son  tradición de  “todos los mexicanos”.

En todo  caso,  quedémonos con  la poesía   de  José  Alfredo:  “¿Qué  es lo  que  vale  la  vida?;  la vida no  vale nada;  empieza   siempre llorando y  así  llorando  se  acaba..”. Más  chido. Reforzado  con aquello  de: “…pero el  día  que yo me  muera,  has  de llorar  y  llorar…”.

¿Nos  reímos  de  la muerte?  ¡No inventen!

Si hoy  no hablan más  que  de  difuntos  y  les  hacen desfiles  absurdos, es  por el  profundo reconocimiento  de que el  “estado fallido” tiene que platicar  como  bueno,  hasta  su  elevada y  creciente producción de difuntos.