Se hartan de Trump

Jeff Flake.

.

“Señor Presidente, hoy me alzo para  decir: Basta”. Médula del  discurso  del  senador  por  Arizona, el  republicano  Jeff Flake.

Sus  constantes  desencuentros  con  quien  su  partido  llevó al  poder,  parecieron  culminar  este martes,  cuando  le  dedicó  duro y bien  meditado discurso.

Flake  planteó  su  hartazgo   de Trump,  en términos  graves  para los   republicanos: tengo   hijos,  tengo nietos… debemos  arriesgar   nuestras  carreras  (políticas)  para  defender  nuestros principios”.

Respecto  a Trump  y los  republicanos,  afirmó:  “Lamento   el   estado de  nuestra  desunión, lamento  el  carácter   destructivo  de nuestra política,  lamento la  indecencia  de nuestro  discurso, lamento  la  vulgaridad    de  nuestro  liderazgo…”.

Se  refirió  al  comportamiento  del  presidente Trump como   “degradación  de nuestra política”  que “proyecta una  corrupción  del espíritu  y  debilidad”. Un  comportamiento: “Temerario,  escandaloso,  indigno”, con el   cual,  dijo,  “no  seré  cómplice”.

Flake  es  considerado  “amigo de  México” por  su postura en inmigración  y libre comercio;  dice que  un  conservador debe  estar por un gobierno  limitado,  libres  mercados, pro  migración; por lo mismo  no  puede   aceptar como “normal”  la  conducta  de  Donald Trump.

Mientras  tanto, médicos  psiquíatras profesionales  de  Estados Unidos, agrupados   en  la  asociación” Deber  de  Advertir”, apeló  a la Enmienda 25  para  que Donald  Trump,   diagnosticado  por  ellos  como “Narcisista  maligno e incurable, incapaz  de llevar  a  cabo  los  deberes   presidenciales, significando un riesgo para  la  nación”.

Ellos  consideran  que la   emergencia   ante  estado de Trump,  significa “la emergencia  psiquiátrica  más  grande  en  la  historia de Estados Unidos”.

El  desorden  mental  de  Trump, le lleva  a una “pérdida  persistente  de la  realidad”  y estudia   al  Presidente   de Estados Unidos  como: Narcisista,  sociópata, inmaduro, hedonista,  impulsivo   e incompetente”.

Añaden que por  su  comportamiento  hacia la intimidación,    está   empujado  a deslizarse  al  papel  del tirano.