Cine CríticaGente PV

Verónica: Las apariencias engañan

Los primeros minutos le hacen creer a uno que está viendo un filme que divergirá de las convenciones típicas del cine nacional.

.

Por Sebastián Hernández

.

Dado que los cines locales continúan ofreciendo la misma cartelera de películas hollywoodenses predecibles e insulsas que ni por las palomitas valen la pena, he decidido dedicar este espacio a un filme mexicano independiente, que si bien dista de ser perfecta, nos dará más de que hablar que ‘‘Geotormenta’’, ‘‘60 Minutos Para Morir’’, o ‘‘Asesino: Misión Venganza’’.

‘‘Verónica­’’ se estrenó en Netflix hace un par de meses, pero creo que poco se ha hablado de esta cinta pese a que fue parte de la selección en del Festival Internacional de Cine de Guadalajara de este año.

La película, dirigida por el colectivo The Visualistas, conformado por Carlos Algara y Alejandro Martinez-Beltran, nos cuenta la historia de una psicóloga retirada, quien recibe a una paciente que antes estuvo internada con un ex-profesor suyo. Conforme la psicóloga intenta diferentes técnicas para tratar de ayudar a Verónica, se dará cuenta que está oculta más de lo que dice.

El título de la reseña no hace sólo referencia a la trama de la película, sino a todo lo que la constituye. Los primeros minutos le hacen creer a uno que está viendo un filme que divergirá de las convenciones típicas del cine nacional, lo cual no sucede nunca.

La fotografía de la cinta (por la cual me la recomendaron) tiene un par de momentos interesantes, pero en su mayoría cae en lugares comunes, y puesto que casi todo se desarrolla en una casa, los planos terminan siendo los habituales para las conversaciones entre personajes. Arcelia Ramírez y Olga Segura, en los papeles protagónicos, tampoco ayudan a hacer avanzar la trama, ya que sus actuaciones dejan mucho que desear, y sus personajes parecen servir a lo que el guión les pide, no hay espontaneidad.

Creo que todo esto se pudo haber perdonado si no hubiera sido por su final, el cual solo puedo calificar de decepcionante. En algún punto se intenta hacer un homenaje a una película de Martin Scorsese, pero es tan poco satisfactorio que termina siendo una imitación fallida. A su vez, cuando intentan algo original, como darle un giro de trama al giro de trama, solo hacen innecesariamente confusa y artificiosa la historia, eliminando toda posibilidad de reflexión por parte del espectador.

Lamentablemente, los logros técnicos y el hecho de sacar adelante una producción cinematográfica con menos de un millón de pesos, no son suficientes para crear una buena cinta. Le deseo la mejor de las suertes a The Visualistas, ya que con Verónica han demostrado que se puede hacer productos fílmicos que, al menos a nivel de realización, están a la altura de cualquier producción mexicana de estudios grandes.

.