El Lago de Tos-Cano

Viene la muerte cantando
y coplas nuevas estrenando…
La muerte llega, señores,
a veces con arrebato
como un mega terremoto,
o sin ruido, como un gato.
Llega al final de la raya
y con ninguno hace trato,
y a quien se va y quien se queda
hace pasar un mal rato.

¿En qué quedamos, Catrina,
me llevas a la cantina?
El primero de noviembre,
día de los muertos chiquitos;
me dan a mi mucha pena,
inocentes difuntitos.
Luego, luego, al día siguiente,
es el día de los mayores.
Difuntos que ya pecaron,
unos menos otros peores.

No lo inventé,
no lo inventé es así:
es tradición, son días
que yo no escogí.