Tradiciones mexicanas, atractivo turístico para el mundo

Por Mtro. Luis I. Zúñiga Bobadilla (*)
luis.zuniga@univa.mx

.

México destaca frente otras naciones por su biodiversidad y riqueza cultural, lo cual genera en el país más visitas de turistas extranjeros.

Además de la gastronomía y sitios históricos, México conserva tradiciones milenarias que atraen a viajeros de todo el mundo, esto se comprobó en el pasado “Desfile de Día de Muertos” en la capital del país que congregó a más de un millón de personas provenientes de varias partes del país y del extranjero.

Como en ese evento se mostró, creencias y cultos representan el pasado de este país hermoso con privilegiada localización geográfica, pletórico de atractivos para convertirse en una nación líder, no solo por sus aportaciones en diversas ramas del conocimiento sino por compartir sus patrimonios de la humanidad como sitios arqueológicos y música tradicional.

Hoy celebramos una de las tradiciones más significativas y antiguas de nuestro país, a los fieles difuntos, un festejo que nos remonta a la historia del México prehispánico. Una tradición llena de colorido que se vive de forma intensa prácticamente en todo el territorio nacional.

La historia de México se refleja en las creencias porque son una reacción al presente con toda la carga del pasado y del futuro, en cuanto a toda la esperanza de transformación del mundo, que existe en nuestra imaginación como una guía de nuestra conducta.

Según la creencia, los espíritus de niños regresan día primero de noviembre y las almas de los adultos se manifiestan el 2 de noviembre. Uno de los símbolos característicos del Día de Muertos en México son las calaveras, representadas en cráneos, máscaras elaboradas con diversos materiales, papel, cartón o de dulce, éstas conservan elementos coloridos incluso se les imprimen los nombres de los difuntos o en algunos casos de personas vivas en forma de bromas. Esta noche las personas se caracterizan de catrinas y catrines con disfraces cuidadosamente realizados.

Parte del homenaje a los difuntos es la elaboración del Pan de Muertos, hecho a base de harina, naranja y espolvoreado de azúcar, con figuras simples, redondas, cráneos, entre otras manifestaciones alusivas a esta fecha.

Muestra también de esta celebración son las litografías mejor conocidas como Calaveras Literarias que constan de versos a través de los cuales la creatividad manifiesta el humor mexicano. Esta celebración del Día de Muertos no tiene escenario estricto, se puede apreciar prácticamente en cualquier lugar público, en empresas y hogares en los que se elaboran detallados altares con sus ofrendas que pueden ser platillos de comida, el pan de muertos, vasos con agua, mezcal, tequila, pulque o atole e incluso juguetes si está dedicado al alma de un niño. Todo esto se coloca junto a retratos de los difuntos rodeados de veladoras.

Uno de los retos más importantes que cada generación debe tener presente es mantener la esencia que nos hace caracteriza y diferencia de otros países, el legado de nuestros ancestros que trascienden por generaciones. Se trata no solo de replicar las tradiciones por amor a nuestra nación sino para enorgullecernos y vivir con intensidad la herencia cultural, desde una perspectiva moderna.

Para el turista nacional y extranjero es una gran oportunidad conocer a fondo esta nación, admirar su naturaleza diversa, disfrutar su oferta  gastronómica y tantos otros atractivos en cada uno de sus estados, ciudades, pueblos mágicos; todos con sus respectivas características y riqueza histórica, por eso son las tradiciones mexicanas, atractivo turístico para el mundo.

.

(*) Director de la UNIVA Campus Puerto Vallarta.