Consejos de una abuelita modernaGente PV

Nuestra maravillosa y recia raza de bronce

Sin importar sus limitaciones corporales, puede más la grandeza del alma y una gran amistad, como para transportarse hasta las zonas de desastres.

.

Por un México mejor

.

Aunque algunos gobernantes corruptos e indignos expresen que “nuestra maravillosa y recia raza de bronce”, está llena de asesinos, violadores, ladrones (dicho por el desequilibrado y poderoso vecino del norte) y sean unos pen… tal y como la hija nuestro Gran Tecutli, nos etiquetó (obviamente sin agradecer, que gracias a los impuestos y trabajos de todos, ella dejó de serlo con la famosa depilación láser), cada vez que mi adorado México, o el mundo entero, en realidad los necesita… ¡Ellos prestos, exponiendo hasta  sus propias vidas, van  a ayudar a sus semejantes, sin pedir nada a cambio!; recordando el legado de nuestra etnia ancestral:

“Sólos somos fuertes, ¡pero unidos invencibles!”

Qué gran ejemplo de dignidad, misericordia, heroísmo y hermandad, han dejado al mundo entero… ¡Trabajando sin descanso y en condiciones paupérrimas, nuestra maravillosa gente, trata de salvar vidas, dentro y fuera de esos edificios caídos, ayudando según sus posibilidades, nuestro pópulo de todas edades y sexos!

Esta tragedia ocurrió debido a los grandes estremecimientos, llantos y poderosos suspiros, porque nuestra Madre Naturaleza indignada, sintió gran vergüenza de palpar tanta infamia cometida, sobre todo en esos ambiciosos y corruptos políticos, que en pleno siglo XXI, se han dedicado a ”robar y vejar“, no nada más a nuestro divino País, sino que al mundo entero:

Diciendo a la gente que sus futuros “patrimonios” son de primera, dan concesiones a empresa$ constructora$ nacionales y extranjeras, ligada$ “al poder e impunidad“, ¡quienes ocupan materiale$ de 3ª!; también roban la inocencia de infinidad de niños y jóvenes, pretextando una educación globalizada, haciéndole$ dependiente$ de infinidad de producto$, sobre todo sexuale$, ¡llenando sus bolsillos, sin importar las consecuencias!; tratan de destruir las verdaderas bases de una equilibrada Nación, aprobando leyes indignantes, a favor del asesinato con premeditación, alevosía y ventaja con: abortos, eutanasia, ”generosa donación de órganos”; etcétera.

.

Nuestras orgullosas etnias

Sin embargo, gracias a Dios, no han podido con esas etnias descendientes de “Nuestra maravillosa y recia raza de bronce“, que siguen olvidadas, viviendo como  en el siglo antepasado: sin luz, agua, adelantos modernos, pero con sus reglas y costumbres ancestrales; donde tanto los niños como los ancianos son venerados; los nuevos ángeles terrenales recibidos como un regalo divino; todavía se cumple la palabra de honor y viven libremente sin necesidad de enrejar sus  propiedades por miedo a la delincuencia; y siguen estando así, porque no se enteran que si por suerte algún gobernante honrado envía fondos para que entren a la era moderna (con agua, luz, gas, servicios médicos, escuelas, etc.) ¡Algún político astuto y corrupto lo roba, y como viven en lugares tan apartados, nadie los visita, ni verifica!

Aunque el  descerebrado Donald Trump (tipo Hitler), nos desprecie y trate de eliminar a nuestra maravillosa y recia raza de bronce, de la faz de su tierra… ¡Que no se le olvide que gracias a un mexicano, disfruta su televisión a colores!; que gracias a muchos de ellos… ¡Tiene su producciones agrícolas, petroleras, ganaderas, pesqueras, vitivinícolas, automotrices, constructoras, artísticas, al día!; que son capaces de resolver, con el ingenio de nuestra raza, ¡cualquier problema a tiempo! Sin embargo, el mexicano con su grandeza, humanidad y humildad, no dejan de enseñarle que Él, sin ellos, no sería nada, y llevará su famosa primer potencia mundial… ¡A la quiebra total!

Está comprobado que parte de norteamericanos… ¡No aguantan todo su turno de trabajo arduo completo!… Sin embargo, en ésta gran tragedia ocurrida, hay en cada instante héroes y heroínas anónimos ejemplares de nuestra maravillosa y recia raza de bronce, demostrando al mundo entero que a pesar de tanto caos, sufrimiento y cansancio… ¡Son capaces de dejar sus lejanos hogares para ayudar a sus familiares, amigos, conocidos o semejantes!

Grandeza del alma

Sin importar sus limitaciones corporales, puede más la grandeza del alma y una gran amistad, como para transportarse hasta las zonas de desastres, y con muletas Héctor Rodarte Cedillo (quien gracias a Dios, logró vencer su narco dependencia después de perder parte de su pierna en un accidente), al igual que Eduardo Zárate alias “Edy”, que en silla de ruedas, están ayudando a cargar piedras hasta el límite de sus fuerzas, para poder rescatar a sus amigos correspondientes… ¡Gracias a Dios el segundo lo encontró con vida!

Como no hay mal que no nos deje una experiencia positiva, dentro de tanta desgracia, nuestra bella y recia raza de bronce, ¡no deja de agradecer toda la increíble ayuda Mundial!, porque después de observar la unión de muchos jóvenes sin importar razas, credos, creencias, religiones, ni nacionalidades, y  los sentimientos de ese maravilloso soldado rescatista, que lloró amargamente al sacar sin vida a una madre protegiendo a su hija; comprendí que la verdadera misión de un ejército, está en proteger de su nación y gente,  no en el exterminar vidas de valiosos jóvenes como ellos, en unas guerras sin sentido, donde sólo están siendo manipulados emocional y patrióticamente… ¡Única y exclusivamente para proteger los ambiciosos intereses en de unos cuantos poderosos corruptos, a los cuales no les interesa en lo mínimo, cuánta gente muere y cuánto se destruye, sino en lograr su cometido!

¡Ojalá!, que “NUESTRA MARAVILLOSA Y RECIA RAZA DE BRONCE “, al igual que todos esos “BENDITOS JÓVENES RESCATISTAS DE TODO EL MUNDO“, con su gran ejemplo de amor, entereza, basado en el respeto, solidaridad y misericordia para con el ser humano habitante de éste enigmático Planeta Tierra,

“SUPLIQUEN A TODOS NUESTROS JÓVENES SOLDADOS DEL GLOBO TERRÁQUEO“, que dejen de apoyar a sus poderosos gobernantes corruptos, y expresen todos unidos…. ¡QUEREMOS LA PAZ MUNDIAL,  NO MÁS GUERRAS!

.

Cariñosamente Ana I.