El INE defiende la democracia en México

No puedes hacer una revolución  para tener la democracia. Debes tener la democracia para hacer una revolución
– Gilbert Keith Chesterton.

.

Por  Mtro. Luís Ignacio Zúñiga Bobadilla
luis.zuniga@univa.mx

.

Fortalecer la democracia electoral y garantizar el ejercicio de los derechos políticos y electorales de la ciudadanía es labor permanente del Instituto Nacional Electoral (INE).

Además de supervisar los procesos electorales federales, el INE se coordina con los organismos electorales locales para la organización de los comicios en las entidades federativas, a fin de facilitar la participación ciudadana en el ejercicio de su derecho al sufragio.

La estructura del Consejo General del INE integra 11 ciudadanos elegidos por la Cámara de Diputados, fungiendo uno de ellos Consejero Presidente y los 10 restantes como Consejeros Electorales; en el caso de los organismos electorales locales, es precisamente el Consejo General del INE quien designa a los consejeros.

A fin de asegurar la imparcialidad y profesionalismo de todos los funcionarios que participan en la organización de elecciones, tanto a nivel federal, como local,  el Servicio Profesional Electoral Nacional (SPEN) garantiza que todos sus miembros cuenten con los conocimientos y méritos profesionales necesarios para el ejercicio de sus funciones.

En el marco de estas funciones para fortalecer la democracia, se suma al  INE la posibilidad de organizar la elección de dirigentes de los partidos políticos a petición de los mismos. Garantizar que los candidatos independientes tengan acceso a tiempos en radio y televisión, para la difusión de sus campañas, la organización de las consultas particulares.

Las principales actividades del INE son la expedición de la credencial para votar, un documento que además emplean millones de personas para identificarse como ciudadanos mexicanos y ejercer su derecho al voto en México y en el extranjero.

Un objetivo estratégico es dar cumplimiento a uno de los principales fines del nuevo régimen electoral para homologar los estándares con los que se organizan los procesos electorales  y así, garantizar altos niveles de calidad en la democracia mexicana.

En materia de fiscalización el INE audita a todos los actores políticos nacionales y locales, coaliciones, precandidatos y candidatos, agrupaciones políticas nacionales, organizaciones que pretenden obtener registro como partido político, a las organizaciones de observadores electorales, aspirantes y candidatos independientes de todo el país.

Relativo a la promoción de la cultura cívica, tiene la gran tarea de contribuir a la construcción de una cultura política-democrática en México, de realizar programas encaminados a la capacitación electoral y la cultura cívica, que impulse mayor participación de los ciudadanos, ya sea como funcionarios o en el ejercicio de su derecho al voto.

El Instituto Nacional Electoral pone a disposición de la ciudadanía información referente a los Procedimientos Administrativos Sancionadores y de Remoción de Consejeros Electorales, pugnando por la justicia social.

Es de vital importancia contar con un órgano dentro del INE que garanticen a la ciudadanía el ejercicio de los derechos de acceso a la información y de protección de datos personales, asimismo, se encargue de dirigir el desarrollo de las acciones en materia de transparencia.

Con la finalidad de coadyuvar al logro de los programas y objetivos institucionales, es necesario llevar una administración de todos los recursos con los que cuenta el Instituto mediante la observancia del marco jurídico aplicable. Dirigir los mecanismos de asesoría jurídica en general, y en materia electoral, a los órganos e instancias del Instituto. Atendiendo al principio de la perspectiva de igualdad de género y no discriminación, el INE tiene la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos.

En el marco de las responsabilidades a su cargo, el INE debe  implementar una estrategia de comunicación que permita fortalecer su imagen y elevar la confiabilidad ante los partidos políticos, gobiernos, agrupaciones y asociaciones, pero sobre todo ante la ciudadanía, como el órgano encargado de organizar elecciones libres, garantizar el ejercicio de los derechos político-electorales de la ciudadanía y promover el desarrollo democrático, porque es el INE quien defiende la democracia en México.

.

(*) Director de la Univa-PV.