El Lago de Tos-Cano

Una gruesa millonada
se dará de despedida
esa clase bien amada,
la clase desprotegida
que forman los diputeibols
en esta tierra jodida.

Oye, Congrueso,
eres inútil y obeso.
Viajes con cargo al erario,
gastos sin comprobación,
la danza de los melones
en cada legislación.
Pero la exageración
se da con los federales,
que no tienen llenadera,
plagas de los siete males.

Seguro los hay honrados
y con los dedos contados.
Poca ropa, mantenidos,
caras duras, sanguijuelas,
rémoras, cacos, bandidos,
pillastres de siete suelas,
pleitistas de lavadero,
deshonestos, amafiados,
así define Juan Pueblo
a un bonche de disputados.

No lo inventé,
no lo inventé yo lo oí
y desde luego
con gusto lo repetí.