De mujeres, mujeres

Alicia de Larrocha.

Por Humberto Aguilar

.

El mundo femenino parece insondable por las distintas formas de pensar que tiene ese ser insuperable. Hay mujeres que sacrifican el honor y el gusto de ser madres por el honor de ser famosas. También hay mujeres que prefieren ser anónimas por el gusto de ser madres.

Ejemplos en México tenemos uno muy grande e importante en Lorena Ochoa. En la cumbre del golf profesional decidió dejar el deporte para casarse y concebir un hijo. Un caso tan grande e impresionante es Alicia de Larrocha, una española que nació en 1924 y fue excepcional pianista de fama internacional, conocida en el mundo entero, famosísima en las bellas artes, quien hizo un espacio en su vida para casarse y ser madre de dos hijos.

En forma muy particular conozco a una chica mexicana con estudios en principio de poca monta quien a punto de iniciar una carrera universitaria se encontró con el dilema impuesto por su pareja de sacarse del vientre un ser que ya crecía a cambio de ese amor y a cambio de la carrera.

Esta mujer consultó con su madre quien como respuesta le dijo: “Qué bueno que vas a ser madre, qué bueno que vas a sentir q crece ese ser en tu vientre y lo vas a ver nacer”.

Eso la decidió a tener a su hijo a retrasar todos los planes de estudio a buscar un trabajo que le diera para comer y para sostener a su hijo. Aquel que le pidió el sacrifico del niño se perdió en el anonimato, hoy esta mujer de nombre Eva terminó una carrera profesional, trabajó intensamente para sostener la carrera de su hijo quien es ingeniero en sistemas, tiene un buen puesto en una empresa de la Ciudad de México. Además es gourmet y sommelier titulado. Es el gran respaldo de su madre quien hace unos días terminó su tercer viaje de recreo por Europa.

Son ejemplos de vida en donde la determinación de la mujer, viene a ser el factor más importante. Es capaz de tomar las decisiones que las impulsan a dar vida donde se pretende limitarla. Las mujeres triunfadoras como Lorena Ochoa y como Alicia de Larrocha son capítulos que ya están en la historia, debe haber muchos más por el mundo como el de esa doctora española que pertenece a una congregación católica quien decidió quedarse a vivir en el país africano más pobre del mundo Addis Abeba para sostener a niños con capacidades diferentes.