¿Nacionalismo a la mexicana?

Andrés Manuel López Obrador.

Por Humberto Aguilar

.

A partir del próximo diciembre se va a empezar a vivir en México el proceso de las elecciones más competidas en la historia de nuestro país, con un candidato que es el gran favorito, Andrés Manuel López Obrador, más el candidato del grupo que anuncia sacará al PRI de Los Pinos, más uno, dos o tres candidatos independientes. Todos contra todos por un México sin corrupción como todos apuntan.

Podríamos decir si gana López Obrador que México habrá de prepararse para vivir un gobierno nacionalista. El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) lo dice claramente, nacionalista, lo que sin duda es altamente preocupante, el nacionalismo ha fracasado en todo el mundo a partir de la Alemania nacionalista de Adolfo Hitler. A partir de la Italia del Duce Benito Mussolini en esa guerra que costó tantas vidas, que marcó un avance de siglos en la tecnología armamentista, que puso a los Estados Unidos a la cabeza de todos los países en el mundo.

Modernos nacionalismos no se ven muy positivos. El peor de todos es el nacionalismo venezolano que ha dividido al país, lo tiene hundido económicamente, gobierno al que se le cierran puertas  importantes todos los días como es la cancelación de créditos de todos los países de Europa, de los Estados Unidos. Nadie le tiene confianza al gobierno nacionalista de Nicolás maduro.

.

¿NACIONALISMO A LA MEXICANA?

La propuesta de Andrés Manuel López Obrador es de un nacionalismo a la mexicana. Ha buscado el apoyo de los maestros de la coordinadora, el apoyo de los estudiantes de las normales rurales de Michoacán, de Guerrero y de Chiapas; y encuentra apoyo de grupos de profesionistas mexicanos, que creen abiertamente que ese es el cambio que necesita México para progresar.

Es lógico que se trata del enemigo a vencer en las elecciones de junio próximo. Todos los gobiernos nacionalistas del mundo han fracasado, los independentistas españoles de Cataluña buscaron apoyo que pudieran darles alguna posibilidad de triunfo. Hoy Carme Forcadell declaró que todo fue una ilusión, mas está detenida en la cárcel de mujeres en la espera de depositar una fianza de 150 mil euros para poder vivir en libertad, en tanto que en Bélgica el creador de esta mini independencia, Carles Puigdemont, camina solitario de café en café sin querer afrontar su responsabilidad ante las leyes españolas.

Este es el último fracaso de una pretensión de gobierno nacionalista. En México podríamos tener un nuevo fracaso, los gobiernos nacionalistas han fracasado en todo el mundo.