Dar de sí antes de pensar en sí

Por Mtro. Luis Ignacio Zúñiga Bobadilla (*)
luis.zuniga@univa.mx

.

“Dar de Sí antes de Pensar en Sí” es el lema que enarbola Rotary International, con más de millón 200 mil de miembros, la misión que une a estas personas de varias partes del mundo es generar un cambio positivo y perdurable en comunidades de sus países y del extranjero.

Todos ellos trabajan con visión y consistencia para resolver problemas que aquejan a las comunidades marginadas. La historia de Rotary International conserva testimonios y datos desde hace 110 años, es por la formidable labor de sus socios-miembros que han abordado los problemas con pasión, energía y competencia.

Podemos encontrar programas que ven por la alfabetización, el fomento de la paz, el acceso al agua potable para consumo, la atención de la salud, entre otros muchos programas. Promoviendo y haciendo vida valores como el servicio, compañerismo, diversidad, integridad y liderazgo; son los rotarios un ejército que va en pro de las mejores causas. Asumiendo la responsabilidad de tomar acción, a fin de abordar los problemas más perniciosos que afectan a la humanidad.

A partir de una organización dividida en clubes, existe un desplegado de alrededor de 35 mil unidades trabajando en la promoción la paz en todos los continentes, el combe a las enfermedades, el acceso al agua salubre, el saneamiento y fomento de buenos hábitos de higiene, la protección a madres e hijos, el fomento a la educación, el impulso al emprendimiento a través del desarrollo de las economías locales, entre otras diversas acciones.

A partir de la diversidad de perfiles de sus integrantes, un club rotario logra percibir las cosas de manera distinta, la perspectiva multidisciplinaria permite afrontar los desafíos desde diversos enfoques. Con liderazgo y experiencia profesional al servicio de los demás, se solucionan los problemas sociales que afectan a las comunidades y con pasión y perseverancia se genera un cambio permanente.

En la presente colaboración quiero referirme a un tema importante por el impacto que tiene no solo en el corto sino en el mediano y largo plazos, la educación. Considerando que el analfabetismo afecta a más de 775 millones de personas mayores de 15 años, estamos hablando del 17 por ciento de la población mundial.

En esta tarea que Rotary International tiene como meta el empoderar a las comunidades para que apoyen programas de alfabetización y educación básica, reducir la disparidad de género en la educación y aumentar el alfabetismo entre los adultos, empoderando a los docentes para que propicien la educación en todos los niveles con actividades que buscan reemplazar ejercicios de memorización y repetición de palabras, con actividades para fomentar el pensamiento crítico que impulsa al aprendizaje de la lectura.

Acciones como esta generan confianza y un cambio a quienes se convierten en verdaderos promotores de un cambio. Esta búsqueda de diferentes alternativas para atender y solucionar este problema de raíz, llevó décadas en la inversión de proyectos de alfabetización.

Ejemplo de esta naturaleza de proyectos de Alfabetización los podemos identificar en países como Guatemala y el Nepal en donde se está liderando el movimiento para fomentar la lectura infantil al empoderar a los maestros a ser mejores docentes.

Esta iniciativa de Rotary en conjunto con organismos como las Naciones Unidas, USAID y otras está cambiando su enfoque para ayudar a los maestros a preparar lecciones que los alumnos realmente puedan aprender. Este esfuerzo es parte de una meta más ambiciosa para reducir la pobreza extrema, porque al saber leer y escribir, las personas tienen un mayor potencial de ingresos y la capacidad de construir una vida mejor.

Quentin Wodon destacado economista del Banco Mundial y socio del Club Rotario de Capitol Hill, Washington D.C. en los Estados Unidos, concuerda en que los profesores son fundamentales en cualquier intento por mejorar el aprendizaje a partir de sus investigaciones sobre proyectos educativos desde una perspectiva profesional. “La mejor manera de facilitar el aprendizaje entre los niños es tener en cuenta las normas establecidas para los docentes”, dice Wodon y ello fortalece el principio de “Dar de Sí antes de Pensar en Sí”.

(*) Director de la Univa PV.