Hablaron fuerte

Gabriel Igartúa Sánchez.

.

Por Humberto Aguilar

.

Se ha ganado la confianza en sí mismo por parte de los empresarios vallartenses. Gran parte de esto le sirve participar en las reuniones mensuales de Coparmex, donde se presenta cada vez un personaje, lo mismo de la política que de la ciencia o quienes como el doctor Luis García López Guerrero llegan para informar sobre nuevos reglamentos en cuestiones de transparencia en la función pública.

Lo anterior son comentarios de don Arnulfo Ortega Contreras, ex presidente de este organismo y empresario que ha logrado fortalecer su empresa que da de comer a 125 familia. El popular “Don Chonito” señaló con firmeza que ya hay suficientes reglamentos y leyes, lo que hace falta le dijo, es aplicarlas. Para que son tantas leyes, tantos reglamentos si la corrupción sigue entrando a nuestro país.

Es el mismo gobierno, diputados y senadores los que no aprueban las correcciones que se deben hacer para que nuestra democracia avance y se termine con la corrupción de la que ellos mismos forman parte.

El licenciado Flavio Torres fue más duro y enérgico, mire “Ca… marada, lo que este hombre le dice en buenas palabras yo se lo digo con más energía, usted nos viene a presentar un reglamento sobre transparencia, en tanto que las leyes que existen no se aplican, empiecen a meter a la cárcel a todos los corruptos para que esto funcione y le tengamos confianza a quienes nos gobiernan. Las intenciones posiblemente sean buenas, pero los hechos hablan por sí mismos”.

Arnulfo Ortega Contreras.

El doctor Luis García aún escuchó a la empresaria Esperanza García, quien reiteró lo dicho por Don Arnulfo y desde luego afirmó que basta de buenas intenciones. Le dijo que existe conflicto de intereses que son intolerables, puso un ejemplo del que es testigo, como presidenta de padres de familia, de la escuela técnica Pesquera, recibió un presupuesto de 700 mil pesos para obras en los edificios, pero a la vez le dieron instrucciones sobre quienes deberían ser los proveedores.

El presupuesto que ellos obtuvieron de una empresa particular sobre la impermeabilización de los edificios fue de tres o cuatro veces menor al presupuesto que presento la empresa recomendada. No le permitieron contratar a la empresa que ofreció un mejor precio y obligaron pagar el sobre precio de la empresa recomendada por quienes les otorgaron esos fondos.

La corrupción que salta a la vista es intolerable, esto fue a un nivel muy pequeño, de un presupuesto a una escuela de gobierno, imaginemos lo que ocurre en los presupuestos de los gobiernos del estado y en los presupuestos nacionales. La fuga es de millones y millones de pesos, por eso es que no se aplican las leyes, ni los reglamentos.

Los empresarios arriba mencionados se reunieron con el doctor Luis García en un desayuno privado con el presidente de Coparmex, Gabriel Igartúa Sánchez, quien es uno de los personajes que toda su vida han hablado claro contra la actitud de los gobiernos corruptos de Puerto Vallarta.

Una aclaración: Me permito hacer en esta nota la aclaración de que una cosa es y fue la CROM (Confederación Regional Obrera Mexicana) y otra cosa es la COR (Confederación Obrera Revolucionaria).

La primera fue y es del líder Héctor Armando Rodríguez, la otra representación la trajo a Puerto Vallarta el popular Chavalón. El duende corrector de Vallarta Opina me hizo patinar.