CiudadLocal

Constructora Géminis Internacional: Obras estratégicas que transformaron la región

Varias obras realizadas en esta región definen el trabajo de la Constructora Géminis Internacional, como la avenida de ingreso que conecta a Puerto Vallarta con Bahía de Banderas desde hace muchos años.

.

  • La empresa ha dejado su huella en la zona de Puerto Vallarta y Bahía de Banderas, en donde ha realizado obras públicas y privadas de calidad y durabilidad.

.

Por Diego Arrazola

.

Constructora Géminis ha dejado huella en la zona de Puerto Vallarta y Bahía de Banderas, tanto con obras públicas como para el sector privado. Algunas de ellas de gran relevancia y utilidad social como la carretera de acceso del río Ameca al aeropuerto internacional de Puerto Vallarta, que precisamente colinda con el municipio del sur de Nayarit.

Géminis Internacional tiene su punto de arranque en 1979 con la construcción del club deportivo de la Universidad de Guadalajara. Víctor Zayas Riquelme, administrador de empresas, con maestría en economía, estuvo asociado inicialmente con el arquitecto José Manuel Gómez Vázquez, quien por cierto era estudioso del Zodiaco (de ahí lo de Géminis: signo de una de sus hijas).

Con el tiempo, Zayas Riquelme se independizó y junto con su hijo del mismo nombre, han emprendido una exitosa trayectoria, además de la construcción, en bienes raíces y otros rubros relacionados. Géminis Internacional ha realizado carreteras, complejos habitacionales y turísticos, hoteles, estructuras de concreto, fraccionamientos, clubes de golf, plantas de tratamiento de agua y potabilizadores… en toda la República Mexicana, con especial énfasis en el occidente del país.

En Puerto Vallarta y su zona conurbada con Bahía de Banderas, Nayarit, la constructora puede ostentar en su haber proyectos destacados de gran envergadura que posicionaron a la región de la bahía de Banderas.

La empresa es la responsable de la autopista de concreto hidráulico de ingreso a Puerto Vallarta, en el tramo del río Ameca al aeropuerto (1999-2000), además del paso a desnivel de la terminal aérea (2000), junto con la pavimentación y reconstrucción de las avenidas Guadalajara, México y Politécnico en Puerto Vallarta, así como de haber reconstruido el libramiento y carretera Ixtapa-Las Palmas.

Otras de sus obras en estas tierras son la construcción de la plaza y estacionamiento Lázaro Cárdenas (2007), los puestos sobre el estero El Salado y el río Pitillal y la remodelación del malecón, ícono de Puerto Vallarta, en 2011.

Y en cuanto a trabajos particulares, entre diversos proyectos, se les puede anotar el fraccionamiento parque comercial Las Palmas, el proyecto Las Lunas, desarrollo Verde Vallarta, la estructura a nueve niveles de concreto reforzado del condominio Olas Altas.

Prestigio, nivel y capacidad

A decir de expertos en construcción y arquitectura de la ciudad. “Géminis es una compañía muy prestigiada, con capacidad financiera y técnica. Es una constructora de primer orden”. Otros coinciden y apuntan que “es una empresa de prestigio, de extraordinario nivel, con mucha responsabilidad, que hizo obras importantes para el desarrollo de Puerto Vallarta”.

En alguna entrevista concedida al Grupo Editorial Vallarta Opina, Víctor Zayas Riquelme, fundador y guía de la constructora, refirió que los inicios de su empresa no fueron nada fáciles. La compañía creció a base de tumbos, entre devaluaciones, cambios de precio e intereses muy altos. En esos años de turbulencia, el desafío era poder cumplir las obras con calidad y a tiempo, a pesar de los vaivenes económicos.

El directivo añadió que su filosofía empresarial ha consistido en crear fuentes de empleo que brinden un nivel digno de vida a sus colaboradores, y “construir puentes que permitan tener buenos amigos, así como el conocimiento de nuestros semejantes, junto con la trascendencia”.

Al cuestionarle sobre las razones del éxito y permanencia de Géminis, sostuvo que era por su terquedad y por no ser conformistas: “Cuando nos equivocamos tratamos de corregir y hallar nuevas soluciones. A veces nos tardamos, pero siempre hemos salido adelante”. Sobre su presencia en la región, expresó su anhelo de que se les vea como “una empresa local que ha trascendido por sus obras. La ciudad significa todo, desde el amor profundo a una tierra prodigiosa que nos adopta. Nos estamos perpetuando con grandes obras, como las carreteras, puentes, estacionamiento, el malecón”.

.

SABER GANARSE UN LUGAR

Por su parte, en esa oportunidad, su hijo, Víctor Octavio Zayas Ángel, secundó a su padre y jefe. Al hablar de las realizaciones de la constructora en la región, dijo que “no fue fácil, pero ha sido satisfactorio. Ganarse un lugar en Vallarta requiere de ser una empresa sensible al entorno de la región, que la gente y los gobernantes noten su responsabilidad y cariño por su arquitectura, y planeación para que siga siendo un lugar especial para el turista y los residentes”.

Haberse arraigado en esta región es una de las grandes satisfacciones para Zayas Ángel, quien fungía como responsable de la zona oeste de Géminis. Comentó que haber sido aceptados por Vallarta y su gente, mediante las diferentes obras emprendidas, lo hacía sentir muy satisfecho y añadió su deseo de “seguir participando en el desarrollo local”.

Sobre los retos futuros de una empresa como Géminis, el ejecutivo expresó que están la competencia, pues “todo mundo dice que es constructor, la renovación constante, y acoplar una industria de bases rústicas a la tecnología y mercadotecnia actual”.