Gente PVRed Interna

Servir con dignidad

Los políticos van en decadencia, confunden el poder servir con servirse de las cosas vanas que simplemente les dan satisfactores económicos.

.

Por Humberto Famanía Ortega

.

Después de los acontecimientos electorales de los Estados Unidos, sin duda alguna resultó muy interesante desde diferentes ópticas; se necesita hacer una reflexión muy sincera para lo que viene en México en 2018, ya que se puede reflejar esa experiencia estadounidense.

En la actualidad podemos resumir que la sociedad en el mundo está molesta por la forma de gobernar, donde se manifiesta la desconfianza por la falta de honestidad y actitud política para afrontar los grandes problemas; desestabilidad económica donde se sigue acumulando riqueza para unos cuantos, pobreza extrema, inseguridad física, corrupción e impunidad. Todos estos flagelos que urge eliminarlos con medidas muy fuertes con soluciones prácticas.

Políticos en decadencia

Es importante mencionar que los políticos van en decadencia, confunden el poder servir con servirse de las cosas vanas que simplemente les dan satisfactores económicos, y pierden en su totalidad el sentido del servicio público. Si no cuidamos la relación total con los gobernados, seguramente se perderá el motivo de buscar paz y armonía, que solamente con reglas claras y precisas se puede avanzar, haciendo más próspero el mandato gubernamental. Todo radica en hacer un análisis de las potencialidades y rezagos de los pueblos para salir adelante.

Urge hacer los cambios pertinentes para encontrar nuevos estándares de prosperidad donde la educación, cultura y oportunidades de empleo fluyan en la sociedad mexicana. Ya basta de seguir soportando proyectos y programas que absorben de manera grotesca ingresos generados por los causantes tanto morales como físicos. Ya basta de funcionarios corruptos que simplemente aprovechan su investidura para robar descaradamente, acumulando riquezas mal habidas. Integrar un sistema de fiscalización externo sería lo óptimo, donde se involucre a la sociedad para evitar desviaciones ante la complacencia de órganos internos que se constituyen en juez y parte.

Los procesos de modernización en México

En México todavía requerimos debatir sobre los mecanismos a través de los cuales se establecen los contenidos específicos de la  agenda pública y se formulan las políticas públicas. Existen situaciones históricas en las cuales los acuerdos y el consenso son fundamentales. Considero que México vive una etapa decisiva de su historia. Es necesario en pensar en los procesos de modernización productiva, de apertura económica y seguir con las reformas políticas que no frenen nuestro desarrollo.

Tenemos que tomar en cuenta, tanto los partidos políticos como la sociedad misma, que necesitamos de realizar una lectura coherente de los retos y problemas que enfrenta y estará enfrentando el país.

Hemos sido testigos en esta elección pasada en USA, la nación más poderosa del mundo, que ante las actuales circunstancias es necesario estar conscientes que todos los sectores de la población requieren de un cambio con rumbo definido donde se dé un bienestar creciente y armónico para todos. No se necesita de hacer tantas conjeturas para interpretar fielmente de qué es lo que quiere un pueblo sediento de equilibrios que permitan mejores condiciones para sus familias. Simplemente buscando la productividad con bases reales que garanticen vivir con dignidad.

Una limpia necesaria

Son los tiempos de buscar, si es necesario hasta con lupa, a quienes desean gobernarnos, no es posible seguir creando una clase política débil que únicamente sigue perdurando ante nuestra complacencia, donde grupúsculos siguen abusando en los tres niveles de gobierno, es necesario hacer una limpia bajo un proceso bien estructurado que permita llegar hasta el fondo de sus fechorías. Ante los ojos de la ciudadanía es muy fácil detectarlos por su riqueza inexplicable, tanto a nivel local, estatal y nacional. Es necesario que regrese la confianza porque si no se hace a corto plazo, habrá una polarización en los habitantes que ya están cansados de tantos abusos, si no, al tiempo amigos.

Para tener una Patria fuerte se necesita tener valores morales que incidan con el crecimiento de la población. No es posible que los liderazgos sociales y políticos crezcan bajo el estigma de obtener prebendas a cambio de sus servicios, donde se pisoteen los derechos de millones de personas que viven esperanzadas en obtener el estímulo necesario para lograr ser parte activa del desarrollo de sus comunidades.

Es el trabajo ético, útil y productivo el camino por el que todos los seres humanos desarrollamos todas nuestras cualidades y características, poniéndolas al servicio de los demás. Si por democracia entendemos un sistema de vida social, político y económico, ético y cultural que crea condiciones en el marco de la libertad, subsidiaridad y de la solidaridad, es necesario que participen todas las personas en la solución de los problemas de todos y su aprovechamiento de oportunidades.

Instituciones débiles e ineficaces

El cambio político y social de México, está enmarcado por una gigantesca interrogante. Nos queda muy claro que nuestras instituciones públicas se han debilitado y exhiben ineficacia. Los problemas sociales se siguen agravando, vemos las causales de estos reflejados por la mala administración de algunos de los estados hermanos con desviaciones millonarias de recursos del pueblo, donde la corrupción y la impunidad galopan de la mano. Que nos quede muy claro que la próxima competencia electoral en la que nos veremos inmersos en 2018, espero nos conduzca no sólo al triunfo de uno u otro partido, de uno u otro candidato, sino a la construcción de una democracia de calidad.

Hacemos votos para que todos los mexicanos participemos con nuestro sufragio bajo un clima de libertad absoluta, y hagamos a un lado a los agoreros del desastre y los infortunios. Hemos mostrado los mexicanos, a propios y extraños, de nuestra capacidad de solidaridad cuando los avatares de la vida penetran en nuestra sociedad, somos una raza de bronce con nobles sentimientos. Estamos en el momento de decidir por un futuro más equilibrado, donde el bienestar social sea creciente y armónico, escojamos pues a las personas idóneas que garanticen honestidad, trabajo organizado y una vocación de servicio a prueba, que garantice prosperidad absoluta.

.

-.En fin amigos, me queda muy claro que la globalización de la economía y la información no hace más que provocar una mayor urgencia en resolver nuestros propios problemas.-