México no son ruinas

Sorprende, por fin, el cambio de  mentalidad en las nuevas generaciones de mexicanos que aceptan discutir en serio sobre su país, sin remitirse a mitos del pasado glorioso, ciudades abandonadas, calendario que no da la fecha y héroes de mil derrotas.

Ahora se juntan a hablar del futuro posible que les parece exitoso y diferente.  Arquitectos de su destino, se adelantó casi un siglo el poeta Nervo.

Pensar que pueden actuar sobre un futuro colectivo es una transformación enorme.  Está sucediendo en nuestras narices.

Este 8 y 9 de noviembre se reunieron en Puerto Vallarta para meterse de lleno en las tecnologías de crecimiento acelerado.  Se trata de indagar nuestra realidad-problemas, necesidades, habilidades para hacer mejor un futuro.

Innovar, fue palara fuerza. Ahí estaba Julián Ríos, mexicano de 17 años de edad, inventor del brasier detector de cáncer de mama.

Nueva generación que ya no quiere mitos, sino retos.

Por fin el futuro nos alcanzó.