El Lago de Tos-Cano

Octubre, mes más violento
de los últimos veinte años
y aún no acaba de hacerse
el recuento de los daños.
El aumento en los empleos,
dentro de sus giros varios,
seguramente contempla
el aumento de sicarios.

Milonga de la violencia
manifiesta en atentados
que se dan por todos rumbos:
en los norteños estados,
en el este y el oeste,
y en los sureños poblados.

Nadie lo puede negar,
el ánimo es deprimente,
en los campos y ciudades
la violencia está presente,
y a las cifras oficiales
la realidad las desmiente.

Disminuyó la violencia,
nos dice Gobernachong,
mas por diferentes rumbos,
no para la matazón
y Juan Pueblo no comparte
la optimista percepción,

¿Es cierto que el alegre puente
robolucionario terminó
en violento socavón, apá?