Gente PVToma Control

Cáncer de testículo

Explórese sin pena, esta acción puede salvar su vida.

.

Dr. Raúl Morales

.

Estimados amigos, recién terminó la importante promoción para la detección oportuna del cáncer de mama, asimismo el pasado día 19 de noviembre se conmemoró el Día Internacional del Hombre, esta surge en 1992 cuando a  Tomas Oaster profesor de la Universidad de Missouri en los Estados Unidos, se le ocurrió que también el género masculino debería tener un equivalente al Día de la Mujer o el Día de la Madre, y por eso mismo aprovechamos esta fecha para hablar de un tema muy exclusivo del hombre, pero que algunas veces se toma como tema secreto o de tabú, ya que a los varones comúnmente le da pena hablar de la función de sus órganos sexuales, y por supuesto cuando se detectan algún problema serio, como sería la aparición de una masa tumoral a nivel de uno de sus testículos, con todo y pena acude comúnmente con el urólogo para revisar su caso.

Desafortunadamente cuando acude al médico ya no se hizo un diagnóstico temprano, al identificar por primera vez un tumor en uno de sus testículos, probablemente ya sea demasiado tarde.

Los tratamientos sugeridos por los médicos especialistas, probablemente van a mejorar su caso, pero la posible curación de su cuadro será muy difícil porque ya avanzó a condiciones que ponen en duda su curación.

.

Ante todo la prevención

En palabras sencillas para que sea entendida esta temática, definiré que el cáncer de testículo se inicia en este delicado órgano del aparato reproductor masculino, pero puede aparecer en otros órganos a nivel del tórax o del abdomen, porque ya ha desarrollado metástasis. Esta es la razón por la que hacemos hincapié en que todas las personas masculinas desde temprana edad deben familiarizarse con estos delicados órganos y recordar que existen varios riesgos, y que deben ser estos vigilados minuciosamente.

La edad a la que se presenta este tumor maligno llamado cáncer de testículo, puede ser desde la adolescencia (13 años) hasta la madurez (50 años), debe tomarse en cuenta el importante hecho que durante la infancia temprana de la vida de un ser humano, puede existir el no descenso de uno de los testículos, llamándose a esta alteración criptorquidia, que puede aumentar hasta 14 veces más el riesgo de que aparezca cáncer testicular.

.

Las razas más proclives

Asimismo, es frecuente este proceso maligno en las personas de raza blanca originarias de Europa del norte, también es importante el antecedente de tener un hermano que haya padecido esta enfermedad maligna, del mismo modo se le relaciona con personas masculinas que tienen o sufren de subfertilidad, al igual que puede aparecer cáncer en el otro testículo cuando supuestamente en el primero se encuentra bajo control o curado.

El cáncer de testículo se le ha asociado también al ejercicio físico intenso en los físico culturistas, probablemente relacionado por la ingesta de agentes anabólicos-hormonales, o en ciclistas que usan la bicicleta en largas competencias donde los testículos pueden ser traumatizados crónicamente por la forma del asiento de la bicicleta y sus diferentes roces y traumatismos en esa delicada región anatómica y que pueden considerarse condiciones que favorecen la aparición del proceso maligno en esa delicada zona anatómica.

.

Información oportuna

Por todo lo anterior y con el pretexto del Día Internacional del Hombre, se deben mantener campañas publicitarias para que todos los hombres de cualquier edad se examinen sus testículos, exactamente como lo que se ha aconsejado a las mujeres para que todos los días revisen en detalle sus glándulas mamarias, y en caso de alguna duda o hallazgo en ambos casos, acuda inmediatamente con los médicos especializados en esos campos de la medicina.

.

Estadísticas

De acuerdo a las estadísticas, este proceso maligno en los siglos XIX y XX era poco frecuente, y a partir del presente siglo XXI ha sido más común en los jóvenes, ya que se detectan tan solo en Estados Unidos alrededor de 10,000 casos cada año, y estas cifras son similares a las encontradas en todo Europa, existiendo la posibilidad entonces de desarrollar cáncer de testículo de un caso entre cada 250 varones, variando esta casuística de acuerdo a la raza. Es de tomar en cuenta que los hombres de raza negra presentan menor incidencia global.

Insistimos en este tema porque el cáncer de testículo puede ser uno de los procesos malignos que tienen la posibilidad más alta para ser curados, siempre y cuando no se haya extendido a otros órganos.

Según las estadísticas, en México se tiene una de las más altas tasas de cáncer de testículo, que desafortunadamente mucho tiene que ver la información o educación en salud, ya que muchos de estos jóvenes que sufren de cáncer de testículo, no fueron suficientemente educados para generarles conciencia de que todos los días sin excepción se revisen estos órganos, y si encontraran alguna pista de que algo está mal, acudan inmediatamente al médico de su confianza para que confirme si es una patología benigna o pudiera ser el inicio de un problema canceroso que diagnosticado en etapa temprana puede curarse.

.

Diagnóstico temprano

Lo importante para hacer un diagnóstico temprano, es hacerse una revisión clínica precisa de todo su organismo, además de estudios de imagen a nivel testicular para visualizar tanto la estructura y sus anormalidades de ambos testículos, deben incluirse también exámenes de laboratorio de rutina junto con exámenes especiales que pueden ser marcadores tumorales, y finalmente complementar con la cuantificación de la alfafetoproteína, la gonadotropina coriónica humana y la deshidrogenasa láctica.

En concreto, si se puede hacer un diagnostico temprano de esta agresiva enfermedad maligna, se podrá tener la oportunidad de lograrse una curación.

.

Tratamiento

El tratamiento tradicional es la extirpación del testículo afectado (Orquiectomía inguinal), este órgano será examinado por el anatomopatológo, quien definirá la extirpe de esta neoplasia, ya que puede ser un seminoma, o puede ser otro tipo de extirpe cancerosa como sería el coriocarcinoma, el queratoma o el carcinoma del saco vitelino.

Además de la cirugía, se deben practicar estudios de imagen para precisar si el resto del cuerpo no ha sido invadido por este cáncer a los ganglios linfáticos distantes o a otros órganos del cuerpo como sería el pulmón, entre otros.

.

Exploración oportuna

En síntesis, todos los hombres a partir de los 12 años de edad por necesidad y no por curiosidad, explórense los testículos y pregúntense; ¿tienen forma y tamaño normales?, ¿existe alguna modificación en su aspecto o se acompaña de alguna molestia de pesadez o dolor? Y en caso de duda por favor acudan al experto para que tomen las medidas necesarias y se logre un diagnostico temprano y una probable curación.

Si tiene alguna pregunta o comentario comuníquese con nosotros a Biomedical Center de Occidente al (322) 293-6161 o al correo electrónico drmorales1999@gmail.com