Se quedan los recuerdos

Por Humberto Aguilar

.

Sinopsis: Un final feliz con comentarios sobre ese gran pueblo que es Sayulita…

De los cinco amigos que subieron a la montaña, conocí que los otros dos, Mauricio y Francisco, también se fueron del pueblo. Mauricio con su padre El Vaquero y su madre, cambiaron su domicilio a Compostela un centro ganadero muy importante en ese tiempo.

El Vaquero dedicado a conducir el ganado a dos estaciones de ferrocarril cercanas, para embarcar novillos de engorda a Sonora y reses al rastro de Tepic o de Jalisco.

Mauricio entró a la escuela con intenciones de ser ingeniero agrícola, quería dedicarse a cultivar la tierra y a criar ganado junto con su padre. Sus deseos fueron alentados por sus padres que en esos tres años tuvieron una hija y vivían felices.

La familia de Francisco decidió vivir en la Ciudad de México. Le ofrecieron a su padre un empleo que le permitió a su hijo la oportunidad de estudiar una carrera profesional en la gran Universidad Autónoma de México. Francisco aceptó aun cuando su deseo era vivir en su pueblo, cerca del mar y de la montaña de la mágica Sierra de Vallejo.

Juró que volvería para vivir cerca del mar en este su pueblo…FIN.

.

EPÍLOGO

Sayulita es uno de los muchos pueblos de México que cambian rápidamente, dejan de ser lugares aislados por falta de comunicaciones, sus habitantes viven y sufren a causa de los elementos naturales, como ocurre aun hoy en este bello sitio.

Hoy Sayulita pudiera ser considerado un pueblo mágico, no por su fisionomía, tampoco por sus casitas conservadas por muchos años, sino por la invasión de cientos de extranjeros especialmente norteamericanos que huyeron de su lugar de origen para establecerse en este sitio sin una profesión. Sobreviven del turismo, incluso con sus manos fabrican artesanías propias de los pueblos Coras, aprenden a hablar español y algunos incluso ya tiene negocios que destacan en el medio.

Además Sayulita mantiene su liderato como pueblo del ejido más grande de Bahía de Banderas en donde se han desarrollado otros pueblos importantes como San Pancho, Lo de Marcos al norte, más otros pueblos como Higuera Blanca al sur.

Las historias sobre el coquito de raspa son verídicas. Hoy Sayulita es un destino turístico en crecimiento, posiblemente llegue a ser una gran ciudad al ritmo de ese crecimiento pero dentro de unos 50 o 100 años durante los cuales se van a escribir muchas historias como esta de Daniel y sus amigos.