Quién y Qué: Focos rojos en el sector privado de Vallarta

Arturo Dávalos Peña.

.

QUIEN ha logrado resultados más que buenos por su estilo personal de gobernar, es el presidente municipal de Puerto Vallarta, Arturo Dávalos Peña, quien,- respaldado por los resultados obtenidos,- se encuentra en la antesala de la reelección como alcalde de acuerdo a fuentes cercanas a quienes toman las llamadas decisiones cupulares.

De trato discreto, sencillo, sin afanes protagónicos, partidario del diálogo, de la negociación y de los consensos, Dávalos Peña ha logrado sortear las dificultades propias de un cargo como el que ejerce y que representa una gran responsabilidad política y social.

Al hacer un corte de caja de su administración y ya con poco más de dos años en el cargo, el saldo favorece al ingeniero agrónomo nacido en Puerto Vallarta y que ganara de manera amplia la elección en el año de 2015. El escenario es pues el idóneo para que Arturo Dávalos Peña busque la reelección con probabilidades de éxito aunque,- ya se sabe,- en política no hay nada escrito.

Recientemente, en declaraciones de importantes dirigentes empresariales de esta ciudad, publicadas en las páginas de este diario, se ponderaba la actitud y disposición del alcalde vallartense para revisar permisos de construcción, niveles de densidad y otros factores que inciden para sufrir los efectos de un desarrollo urbano desordenado y alejado de las leyes correspondientes.

Todo ello, por la proliferación de edificios de condominios en la colonia Emiliano Zapata concretamente en la llamada Zona Romántica en donde,- en opinión de los especialistas,- ya no existen condiciones de habitabilidad, vialidad y de la prestación de servicios públicos indispensables como es,- entre otros,- el drenaje.

Después de una lluvia de notas periodísticas, fotografías y opiniones de dirigentes de organismos empresariales, vino la reunión con el alcalde vallartense y sus funcionarios respectivos para aclarar posturas y en consenso tomar las decisiones respectivas con el principal objetivo de cuidar la imagen urbana de esta populosa y exitosa zona de Puerto Vallarta y evitar serios problemas en el corto, mediano y largo plazo.

Los resultados del encuentro empresarios-funcionarios tuvieron una amplia difusión y fue puesto como un claro ejemplo del clima de concordia, entendimiento y diálogo que caracterizan a las relaciones entre el gobierno municipal y el sector privado. Así estaban las cosas hasta hace menos de dos semanas.

Sin embargo, en sólo unos días, la percepción empresarial acerca de permisos, densidades y respeto a las leyes cambió de manera drástica: los principales dirigentes agrupados en el Consejo Coordinador Empresarial se mostraron muy sorprendidos al ser enterados de que el gobierno municipal había otorgado los permisos,- a través de la dirección correspondiente,-  para la construcción de dos torres con apartamentos o condominios, justo en la zona de ingreso de Marina Vallarta frente al desarrollo Nima Bay construido,- faltaba más,- gracias a la complicidad y corrupción de alcalde y funcionarios de aquel gobierno municipal del 2006 marcado por la historia como el que inició la destrucción de la imagen urbana de Puerto Vallarta.

Ante esto, los focos rojos, amarillos y hasta los de emergencia, se prendieron en los principales organismos empresariales, particularmente en la Asociación de Vecinos de Marina Vallarta, cuyos dirigentes y socios se oponen terminantemente a la construcción de estas dos torres, al tiempo que han solicitado y obtenido el apoyo de varias cámaras y organismos empresariales cuyos dirigentes esperan que no sea dañada la imagen visual de una de las zonas más importantes de Puerto Vallarta.

Señalan los voceros del Consejo Coordinador Empresarial y de la Asociación de Vecinos de Marina Vallarta, que el proyecto de estas dos torres, viola totalmente la reglamentación existente y pedirán al alcalde vallartense la revisión a fondo del expediente respectivo. Entre los dirigentes del empresariado vallartense que no ocultaban su molestia la tarde de ayer al reunirse para analizar las medidas legales a tomar, se encuentran Jorge Villanueva Hernández, Gabriel Igartúa Sánchez, Enrique Camargo y Guadalupe Bayardi.

Todos ellos esperan tener un diálogo con el alcalde vallartense y sus funcionarios respectivos para tratar de evitar un daño irreparable a la ya muy golpeada imagen urbana de Puerto Vallarta, que en años anteriores sufrió devastadores cambios de uso de suelo pero a cambio, debió haber dejado millonarios a cuando menos tres ex alcaldes vallartenses.

QUE por otra parte, están en serio en Guadalajara los jaloneos entre los diversos grupos políticos que conforman el Partido Movimiento Ciudadano. Están en disputa muchas candidaturas a presidencias municipales, regidurías, diputaciones, en fin, el futuro político y económico de cientos de ciudadanos.