El Lago de Tos-Cano

De chile, dulce, de mole
y desabrido el atole.
Tal parece fue la crónica
de un destape anunciado,
aunque también le anduvieron
haciendo al ensarapado.
Con cacareado despiste,
se cumplió con el ritual,
pero no fue novedad
el candidato virtual.

Puede ser “meade” o ser “mid”,
en su origen está el quid.
Debe mucho el país al PRI
-lo dijo sin aspavientos.
¿Y el PRI que tanto le adeuda
a los millones de hambrientos?
Dizque fue gigante el sapo
que se tragó Osorio Chong,
cuando con el docto Meade
compartió la colación.

Dizque al frente ya le toca
auxilio de boca a boca,
Cual chichero de travesti,
la frentista coalición
—no falta quien lo asegure—
morirá de inanición.
Y a la Barrales pidieron
que deje de dobletear;
como senadora y líder
no ha dejado de cobrar.

Mientras agoniza el frente
se acumulan los pendientes.
La ciudad está de pie,
presume Micky Macera
pero no dice que en pie
de protesta callejera.
Demolición de edificios
dizque un año tardará,
y a damnificados pide
paciencia y serenidá.

No lo inventé,
no lo inventé es la neta;
y no falta por ahí
el que vive en su banqueta.