Expectativa ciudadana de las instancias electorales

Las elecciones no resuelven por sí mismas los problemas, aunque son el paso previo y necesario para su solución – Adolfo Suárez.

.

Por Mtro. Luís Ignacio Zúñiga Bobadilla (*)
luis.zuniga@univa.mx

.

Se avecinan tiempos de efervescencia política ante la proximidad del proceso electoral del 2018. Estaremos llevando a cabo la elección de los Poderes Ejecutivos de la Unión, de los Estados y de la Ciudad de México para los siguientes 6 años y así estaremos eligiendo un Presidente de la República, los Gobernadores de cada Estado en que corresponda de acuerdo a calendario de cada entidad federativa y el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

Asimismo se estará eligiendo para los siguientes 3 años, al Congreso de la Unión conformada por 500 miembros de la Cámara de Diputados que corresponde a 300 elegidos por el principio de Mayoría Relativa y 200 elegidos por el principio de Representación Proporcional y la Cámara de Senadores con 128 miembros que corresponden a 64 se eligen por el principio de Mayoría Relativa  siendo estos, dos fórmulas de candidatos por cada entidad federativa; 32 asignados a la Primera Minoría, es decir  1 para el partido que obtuvo el segundo lugar en la elección de cada entidad y 32 elegidos por el principio de Representación Proporcional; todos ellos con 6 años en el cargo.

El Instituto Nacional Electoral (INE) tiene a su cargo los procesos electorales y debe garantiza su confiabilidad y el derecho ciudadano en materia político-electoral, en aras de contribuir al desarrollo de la vida democrática de nuestro país.

La expectativa hacia el INE, es que pueda capitalizar la experiencia y aprendizaje adquiridos en la organización de los procesos electorales en México e incremente su credibilidad como órgano responsable de los procesos electorales, implementando innovaciones y buenas prácticas en su actividad permanente.

Por lo menos así lo muestra el desarrollo e implementación de calendarios y planes de trabajo que han permitido sistematizar, en diversos procesos electorales, las acciones a realizar durante las diversas etapas que conforman la elección federal.

Se espera que el diseño de los planes de trabajo y calendarios de actividades, la difusión, la publicidad, la transparencia y rendición de cuentas, respondan a la demanda ciudadana y abone con la cultura democrática de nuestro país.

La estructura del instrumento que se ha denominado Plan Integral del Proceso Electoral Federal (PIPEF) es fruto de los calendarios de actividades electorales implementados durante el Proceso Electoral Federal 1999-2000, misma actividad que fue evolucionando y se puso en práctica en el Proceso Electoral Federal 2002-2003, en un esfuerzo de avanzar en el proceso de la planificación institucional con la finalidad de contar con una guía institucional que permitiera ordenar y controlar el cabal cumplimiento de todas las responsabilidades que le han sido conferidas en la organización de las elecciones.

En el Proceso Electoral Federal de 2005-2006 se diseñó un calendario con actividades relevantes. La novedad de este documento fue que se establecieron metas de trabajo y la introducción de las herramientas necesarias para poder medir el grado de avance de cada una de las actividades que lo integraban.

Para el proceso electoral celebrado en 2008-2009, el Consejo General aprobó el Calendario y el Plan Integral del Proceso Electoral Federal, que incluía 402 actividades ordenadas cronológicamente, que establecían el órgano responsables de su desarrollo, el fundamento legal que les daba origen, las fechas de ejecución, la unidad de medida, los órganos o áreas que autorizaban su cumplimiento y la agrupación a partir de los programas, políticas, líneas de acción y actividades concretas que desarrollaron los órganos del Instituto.

Por lo que concierne a las elecciones federales celebradas en el año 2012, el entonces denominado Instituto Federal Electoral (IFE), llevó a cabo una revisión exhaustiva al Plan Integral, que generó un rediseño a la estructura del documento que consideraba perspectiva de mejor planeación, monitoreo, seguimiento y evaluación, como una herramienta más eficiente para la programación y la realización de las actividades referentes al proceso electoral.

Contando con un presupuesto de 25 mil millones de pesos para la organización de las elecciones para el 2018 con un padrón electoral cercano a los 90 millones de votantes, el INE deberá atender la elección federal para Presidente de la República y la elección Congreso de la Unión de forma convergente con 30 entidades federativas, se han establecido tiempos y actividades a desarrollar para llevar a cabo un proceso electoral que de la certeza de legalidad y transparencia y, de forma legítima, asuman las responsabilidad quienes sean elegidos en los diversos cargos de elección popular,  esa es la expectativa ciudadana de las instancias electorales.

.

(*) Director de la Univa-PV.