Danza de USD millones

Enrique Camargo.

.

Por Humberto Aguilar

.

La Asociación de Residentes de Marina Vallarta, que preside Enrique Camargo Treviño, cuenta con elementos legales para impedir la construcción de los edificios que se proyectan para la zona localizada como número cinco que va desde la entrada del campo de golf hacia la derecha, una extensión que por su mismo tamaño es difícil de crear más allá de lo estipulado en los documentos integrados en las oficinas de esa asociación.

El campo de golf no es negocio, pero no le pueden tocar ni un solo metro porque está clasificado como zona verde. Hace años ya el representante legal del dueño del campo de golf trató de crear edificios en la zona poniente, pero le fue impedido por los residentes en una asamblea general.

Esa asamblea estaba presidida por el ingeniero Gabriel Clavel, quien dio gran valor a los espacios de conectividad y a la seguridad de los vecinos. La actual directiva tiene el compromiso de defender esos reglamentos.

.

UN CAPRICHO

Quien construyó ese campo de golf, que es dueño del mismo, no imaginó que este campo dejaría de ser negocio precisamente por la falta de atención. Se presume que tener un campo en zona tan céntrica, con un diseño que sin duda es atractivo podría ser el gran negocio, más no poder manipular a los vecinos, el campo está prácticamente abandonado, se mantiene verde por la temporada de lluvias más le hace falta un buen trabajo de Greenkeeper tanto en los fairways como en los greens, de tal suerte que la codicia de muchos inversionistas es negociar los espacios disponibles como ocurre en el caso que está ya en los tribunales.

.

LOS HECHOS

Crear esos edificios que autorizó el Ayuntamiento de Puerto Vallarta significa que se necesita un gran espacio para estacionamiento, cada departamento debe tener por lo menos dos espacios. Si se construye un edifico de más de seis pisos, ¿en dónde va a quedar el estacionamiento de los nuevos residentes? Técnicamente es imposible permitir esa construcción tal y como se ha proyectado.

La Asociación de Residentes tiene en sus manos evitar esa construcción.