Hoy hace 486 años

Virgen de Guadalupe.

.

Por Humberto Aguilar

.

En 1531, hace 486 años, nació la más grande mitología mexicana. En esa fecha, un 12 de diciembre, se creó la imagen de la Virgen María de Guadalupe que en todos estos años ha trascendido de tal forma que una imagen igual a la que se celebra este día en La Basílica del Tepeyac forma parte del santuario del Vaticano, adorada nada menos que por Juan Pablo II.

La historia nos dice que fue una aparición al indio Juan Diego de quien también se creó una leyenda. Hoy existe San Juan Diego, un santo mexicano creado por esa misma mitología convertida en la veneración más grande y tradicional de México.

Una imagen de la guadalupana en manos del cura Miguel Hidalgo y Costilla se convirtió en la imagen de la libertad. Como antecedente de la imagen, la historia nos dice que se tomó de la imagen reflejada en un a piedra que los indígenas adoraban en el cerro del Tepeyac, su nombre es conocido como Tonancin.

Esa leyenda convertida en realidad mueve a todo el pueblo de México a la celebración este día en la Basílica, pero también se celebra en todos los rincones donde exista una parroquia, una catedral o un templo de los pueblos más pequeños de nuestro país.

.

EN PUERTO VALLARTA

En esta ciudad, desde el primero de diciembre, se iniciaron las peregrinaciones hasta hoy 12 de diciembre con la más grande e impresionante titulada la peregrinación de los favorecidos.

La fe de los mexicanos ha santificado, de tal forma la imagen de la Guadalupana que su invocación sana a los enfermos, salva a los heridos y concede todos los favores que se le piden, incluso esa en la que hincados y con las manos en alto dejan fuera toda clase de vicios.

Anoche en esta ciudad la parroquia de Guadalupe se llenó de fieles para cantarle Las Mañanitas. Hoy a las siete de la tarde se espera que lleguen los integrantes del grupo de la antorcha que viene desde la Ciudad de México a pie por las carreteras nacionales.

Es el mito hecho realidad que lleva a miles de mexicanos a implorar el perdón de los pecados y el auxilio hacia Jesucristo para su salvación.