“Bahía Emprende”: Impulso a la innovación

Por J. Mario R. Fuentes (*)
jomarefu@hotmail.com

.

Así serán estas elecciones en México, sin temor a equivocarme ya se avizoran los enfrentamientos de palabras y sin desearlo hasta de violencia física, todos por la “chuleta prometida”.

Imagine usted a un elefante torpe jugando en una cristalería. Como lo cite en este espacio la letanía de mentiras para dañar a las pocas instituciones que trabajan por el bien social y las cuales se han desmarcado de la corrupción serán un blanco para las pifias, claro todos los mensajes financiados por los contribuyentes. Los llamados ofensivos descarados e indignantes invadirán la radio y televisión nacionales del 14 de diciembre de 2018  al día de las elecciones, o sea casi ocho meses de lluvia sucia.

Las campañas políticas en cualquier parte del paneta son un elefante torpe y destructor. Esto es más preocupante en sociedades con baja estima y mal educadas como desafortunadamente sucede en México; es cierta la aseveración del gerente de lectura de Kumon el señor César Hernández al señalar que el hábito de la lectura solamente se inculca y desarrolla entre menores de 15 años, esto según el especialista puede influir en su desempeño escolar y crear generaciones de ignorantes.

Sin ir muy lejos esto es palpable en las aulas universitarias, los jóvenes se niegan a la lectura de textos serios, dependen de “San Internet” para elaborar sus tareas académicas y lo que es peor todavía tienen como referente a las “redes” donde la gran mayoría está totalmente desinformada aunque sus limitadas opiniones marcan línea a sus amistades o afines igual de desinformados.

Es un el elefantote torpe que recibirá 59 millones de mensajes radiofónicos y televisivos (spots) según dio a conocer el INE. Serán gastos millonarios que pagan los ciudadanos; esto se agradece a la reforma del 2007; debe quedar claro, los mensajes no son para los partidos políticos sino de sus dirigentes, sin que los militantes participen.

Ya brotan como hongos en jardín los candidatos a suceder al mandatario casi extinguido Peña Nieto una vez que se dio a conocer el nombre del abanderado del PRI-gobierno José Antonio Meade Kuribreña, cinco veces secretario de Estado, Manuel López Obrador el (eterno candidato), el panista Ricardo Anaya y los independientes; Meade como se sabe no estuvo nunca afiliado al partido del gobierno peñista, solamente jalará la carreta para que los melones se empiecen a acomodar, me refiero a los candidatos a la Presidencia salidos de otros institutos políticos con origen priista.

En este escenario preocupa la situación de la educación en México, donde licenciados, maestros y doctores, en su gran mayoría, abandonaron la lectura y solamente se envician con las redes sociales mismas que les han enjutado, el de por si limitado cerebro que poseen, conozco algunos casos de distinguidos funcionarios universitarios que le dictan a la máquina-secretaria por su mala caligrafía sumada a su desinformación del escenario nacional e internacional.

Este año es significativo para la contienda política que se avecina; las preferencias hacia el partido en el poder disminuyeron, primero por las agresiones a los estudiantes y desapariciones, la bofetada a la Reforma Educativa y a toda propuesta del gobierno peñista, el incremento a los combustibles el cual aún se padece han llevado al PRI a un tercer lugar en el tablero político y continua a la baja.

Debe quedar claro el panorama que se presentará para estas elecciones, las reglas están sobre la mesa; se puede obtener el triunfo será necesario acumular la mayoría de sufragios de los ciudadanos que acudan a votar; se avizora un alto abstencionismo casi la mitad del padrón, esto se traduce para los candidatos que lleguen al 30 por ciento de votos realmente solamente tuvieron el 15 por ciento de las preferencias pasando por el 85 por ciento de su fragrantes. Esto interpreta con facilidad lo que significará el voto corporativo. Los dirigentes partidistas son los que se despacharán con la cuchara grande, es en este sentido como lo han mencionado analistas políticos y, el que esto expone serán incontables  irresponsabilidades, manipulación de conciencias a través de las redes, mentiras y rebotes financieros fuera de la ley en el manejo de campañas. En pocas palabras se esperan excesos de todo tipo, indignantes y corruptos.

.

(*) Egresado de la UNAM, maestro universitario desde 1979, fue investigador del ICS, conferencista, articulista, inició su trabajo periodístico en la Revista Proceso, jefe de corrección primera plana de diario El Nacional, reportero y columnista; galardonado en varias universidades del país,  21 años trabajó en el sector público y conformó el SNIM en la Coordinación de Productos Básicos de la Presidencia de la República, catedrático de la Universidad de la Veracruz.