Mar de Fondo: SorPRIsas y precandidatos

José Reyes Burgos

 Como decíamos antes, en la política nada es un hecho hasta que no sucede. Y vaya que casi todos nos fuimos con la finta de dar por otorgadas las candidaturas a los perfiles aparentemente mejor proyectados para cada cual cargo. Pues el PRI fue un partido que dio sorpresas en este ámbito a lo largo de la semana. ¿Por qué aquellos con mayor proyección declinaron o fueron “sentados”?  

Primero, nos referimos al caso de la precandidatura por la gubernatura; inicialmente Eduardo Almaguer ex fiscal general levantó la mano, aunque luego supimos que el senador Arturo Zamora había sido designado desde muy arriba. Ambos anteriormente mencionados eran muy conocidos con trayectorias respetables. Pero al final, y de una forma inesperada, el Comité Ejecutivo Nacional impuso al ex titular de SEDIS, Miguel Castro Reynoso, que no se queda atrás en trayectoria). 

Castro Reynoso es una persona muy cercana al gobernador Jorge Aristóteles Sandoval, prácticamente de su gente más íntima, algo no tan de facto en Zamora, quien llevaba mucho tiempo fuera del escenario jalisciense. Efectivamente siempre se esperó que alguien del gabinete estatal aspirara a competir la gubernatura, pero a Castro, se le veía más rumbo a la alcaldía tapatía. 

Lo que sucede es que el también ex alcalde de Tlaquepaque resulta ser una persona con muchas apreciaciones morales, pues no solo la militancia priísta sino la ciudadanía que lo conoce lo ha etiquetado de ser una persona sensible, muy amable y noble. “Como persona, se lleva por mucho a Enrique Alfaro”, es lo que incluso comentan algunos.  

Y es verdad, pues la personalidad que ha expuesto públicamente el alcalde de Guadalajara ha sido una que le ha costado muchos puntos a su propia imagen, al expresarse con rigidez y proyectar autoridad excesiva y dureza, pues Alfaro Ramírez ha sido un político que ha debido lidiar con la confrontación desde el inicio de su gobierno.  

El contraste entre ambos precandidatos si es enorme y quizá esa sea la estrategia del PRI al escoger a Castro Reynoso, provocar mayor empatía en la gente desde la integridad de su persona sumado al antecedente que adjunta su trayectoria en la función pública, que ha estado lejos de grandes escándalos. Veremos si, en efecto, Alfaro se lleva la gubernatura por mucho, o si tremendo susto le saca el tricolor si logra perder con un estrecho margen diferencial de votos.  

Por su parte Eduardo Almaguer parece ser el escogido para intentar recuperar Guadalajara, pese a que tiene a tres competidores en la precontienda (entre estos a dos mujeres), pues él es el único que ya aparece en las fotos durante actos importantes, además en compañía de Castro Reynoso, Héctor Pizano líder del CDE  y Arturo Zamora, demostrando de cual lado está el respaldo.  

Guadalajara, la segunda ciudad más importante de México, será una competencia entre el PRI y el MC, este último presentó al diputado local Ismael del Toro como único precandidato. Del Toro no es un agente tan conocido como en su momento lo fue Alfaro, por lo que la lucha podría ser un tanto pareja. La diferencia la podría marcar el voto que absorba el candidato que el PAN presente, y ya hay un par de perfiles levantando la mano, aunque el albiazul no ha registrado formalmente a nadie. 

Puerto Vallarta sí que fue un madruguete: cuando todo esperábamos que Cesar Abarca, el titular de SEAPAL, tuviera la cargada, este declinó el mismo día en que su otrora correligionario Roberto Gonzales, se registró, pero con quien de hecho estuvo presente demostrando todo su apoyo.  

Reveló Abarca que no sintió que se reunieran las condiciones necesarias para llevar su candidatura, entre estas el apoyo económico del Comité Directivo Estatal y el respaldo de muchos empresarios y actores políticos importantes. Esto pese a ser el más proyectado por su entrega de obra pública en SEAPAL. Veremos si Roberto Gonzales puede levantar suficientes puntos a favor para competir contra la maquinaria emecista. 

Un caso similar observamos en Zapopan, en donde muy evidente fue el sentón que le dieron al senador Jesús Casillas, quien más de 4 elecciones lleva pidiendo la candidatura por la alcaldía de ese municipio. De principio se registró como precandidato, pero a última hora declinó sus aspiraciones bajo la excusa de cumplir compromisos en el Senado. 

La realidad es que la dirigencia estatal del PRI concretó acuerdos con quien ahora es el precandidato escogido, Abel Salgado, un personaje muy vinculado al Movimiento Territorial (importante corriente del PRI), pero para desventaja suya poco asimilado en la sociedad civil zapopana. Casillas era muy conocido gracias a su activismo en pro de los ciclistas, estaba mucho mejor proyectado.  

Es curioso como el PRI cambió de último momento sus cartas, y no precisamente por comodines. ¿Dará el tricolor el ancho para ganarle algunas posiciones a Movimiento Ciudadano? Además, este último partido cuenta con el apoyo de Grupo Universidad, pues también Raúl Padilla de último momento dejo a un lado al PRI y aunque sin Frente para salvar al PRD, dará su respaldo a Enrique Alfaro y sus gallos, se notó claramente en la alianza de la A.C. “Hagamos” con el propio partido naranja de hace días.  

Gubernatura con precandidtos únicos 

Ya arrancaron las precampañas para quienes aspiran a competir por la gubernatura de Jalisco. El proceso sólo inició para tres personajes de partidos. Se trata de Carlos Lomelí Bolaños, de Morena; Miguel Castro Reynoso, del PRI; y Enrique Alfaro Ramirez, quien el domingo pasado pidió licencia a la alcaldía de Guadalajara para comenzar su pre competencia. 

Ninguno de los anteriormente mencionados posee un rival interno en el partido al que representan, por tal motivo y apegándonos a la ley electoral vigente NO DEBERÍAN realizar spots ni actos públicos. Sin embargo, poco les ha importado y como elegidos por un dios, ya han iniciado la difusión masiva de sus proyectos políticos. 

Independientemente de eso, son estos tres entre quienes se verá la mayor competencia y dividirán los votos. No hay que ser pesimistas ni tratar de atinarle, pero claramente Enrique Alfaro lleva la ventaja para ganar, mientras en segundo lugar si está Miguel Castro Reynoso, y solo por no existir otro perfil partidista en el escenario, Carlos Lomelí se lleva la tercera posición.  

¿Le alcanzará el arrastre de la figura lopezobradorista a Lomelí para sacar ventaja en las votaciones? Probablemente no, nunca ha ocurrido así en Jalisco, donde en las dos elecciones presidenciales anteriores se han aportado más votos a los rivales de López Obrador que ganaron la Presidencia y a su vez, casualmente el mismo color ha ganado la gubernatura.  

Aunque la elección presidencial la ganase López Obrador, Morena es muy joven como partido y Alfaro le va a quitar votos también, mismos que destinará a la Alianza Por México al Frente. Este 2018, el PAN no parece estar a punto de presentar una candidatura fuerte a la gubernatura, y por eso, Movimiento Ciudadano tendrá los votos de arrastre del Frente, pues la ciudadanía no acostumbra el voto diferenciado.  

Uno para todos, y de todos, sólo uno 

Son tres los personajes emecistas quienes aspiran a gobernar Puerto Vallarta. Dos de ellos, Arturo Dávalos y Ramón Guerrero llevaban meses disputando la candidatura; pero uno, Juan José “El Peri” Cuevas, se sumó sorpresivamente de último momento, por lo que veremos la que quizá sea una de las únicas precampañas no simuladas de Jalisco.  

Al final solamente uno puede ocupar la candidatura, y los otros dos tendrán que hacer equipo con él. Si esto se somete a decisión de los militantes la realidad es que Mochilas y Dávalos poseen mucha estructura, podrían casi empatar o ganarle uno al otro con poca diferencia. Por eso el partido debería mejor encuestar a los ciudadanos vallartenses para saber cuál es el mejor posicionado y así no arriesgarse perder la elección con alguien que desagrade a la población.  

El ‘Peri’ Cuevas no sería un personaje nuevo en la contienda, ya que fue candidato por el PAN en la elección pasada y quedó en tercer lugar. Mientras Dávalos y Ramón Guerrero ambos ya fueron alcaldes. En pocas palabras, sangre nueva no tiene Movimiento Ciudadano, así que el factor diferenciador deberá ser encontrado bajo mucha deliberación.  

El candidato del PRI ya está, aunque no es el más competitivo; y el PAN sacará su casta por cuenta propia y de nueva cuenta buscará la alcaldía. Además, competirán candidaturas independientes, y Morena. ¡Qué fácil sería la vida en MC si al igual que los priístas impusieran a su candidato de unidad de un día para otro y todos se cuadraran!