Derechos humanos a la mexicana

Sorprende la cantidad de organizaciones fuera de México que piden intervenir en decisiones del gobierno federal. Desde las naciones unidas, la OEA, grupos interesados en defender los derechos humanos, piden derogar esa ley aprobada en el congreso de la nación para dar objetividad a la participación del ejército y la marina en su labor contra el crimen organizado.

Actores del cine y del teatro, pequeños grupos que ni conocen la ley elaborada hacen marchas en la Ciudad de México para impedir que el ejército tenga elementos de defensa a ese trabajo que realizan en las calles contra los mandos y actores del crimen organizado.

No falta la participación de los grupos políticos que están prestos a luchar por el voto popular. Andrés Manuel dice tener solución para todo, desde pactar con los líderes del narco hasta pedir perdón a las familias de las miles de personas que han muerto de uno y otro bando.

Sobre los derechos humanos hasta los estudiantes de primaria saben que son derechos de todos los habitantes de nuestro país. Desde el niño que nace hoy hasta las personas de la tercera edad conocen sus derechos.

Si esto pasa en todos los rincones de nuestro país, la pregunta es ¿Por qué las recomendaciones de las naciones unidas y la OEA piden intervenir en las decisiones que se toman en el gobierno mexicano a través del congreso de la nación?

Que el ejército y la marina han tomado las calles y las carreteras en persecución del crimen organizado, sencillamente es porque no funcionan otras organizaciones policiacas que debieran ser quienes combatieran ese extremismo que enluta a los mexicanos. Son condiciones en las que se ve la mano incluso de los carteles para cooptar a la policía municipal y del estado en su beneficio. Como prueba lo ocurrido en Guerrero   en donde un grupo de estudiantes murió a manos de policías municipales que actuaron a nombre de ese presidente municipal y su esposa que siguen detenidos en investigación. Alumnos de las escuelas rurales de maestros que afuera de las aulas participaban por igual en trifulcas para apoderarse de las casetas de cobro de las carreteras, con el riesgo como se vio de ser confundidos con grupos rivales de esa mafia guerrerense.

Es lamentable que a estas alturas, casi al terminar este 2017 las cifras de la delincuencia han sobrepasado todas las expectativas. Da la impresión que el gobierno no puede con tanta delincuencia, de tal suerte que es importante la intervención del ejército y de la armada para combatirlos. Importante también es otorgar a quienes se ponen en peligro elementos que les den confianza y seguridad en su trabajo.

Es importante también que se actué en defensa de los derechos humanos en donde el ejército y la marina son  mexicanos, también ellos tienen derechos.