Creer en milagros

Fray Antonio Alcalde y Barriga.

.

Para todos nosotros es necesario saber que lo que hoy es posible gracias al esfuerzo de muchos, hace 246 años casi dos siglos y medio un solo hombre Fray Antonio Alcalde y Barriga hizo posible la construcción de un hospital de mil camas, es decir, algo que sobrepasa el presupuesto de un gobierno hasta hace muy poco tiempo.

Fray Antonio Alcalde fue un hombre de muchos milagros. Tomo los hábitos dominicanos en España a los 16 años, lleno de fe, dedico su vida a hacer el bien tanto en España como en Mérida, Yucatán, pero desde luego lo más grande e importante de su vida fue en Guadalajara en donde por cierto solo se le recuerda por esa calle de la ciudad capital de Jalisco que fue también hace dos siglos y medio la capital de la Nueva Galicia.

Crear un hospital de mil camas en aquel tiempo no era ni es ahora mismo cosa sencilla, ese hospital se conoce hoy como el Hospital de Belén, hoy Hospital Civil que tiene a un costado el panteón de Belén.

Vale decir que el propio Fray Antonio Alcalde pagó el costo del hospital, de las mil camas y todos los departamentos propios de una ciudad en crecimiento. Ciudad pobre sin duda, porque fueron tiempos de la corona española que hasta 1810 se inició el grito de la independencia, como todos sabemos por parte de otro sacerdote, el cura Miguel Hidalgo I. Costilla.

Otros milagros

Como obispo de la iglesia de la Nueva Galicia, realizó otras obras de gran importancia, por ejemplo. Un hospicio para niños a los que daba de comer todos los días, además de un sitio para atender a las mujeres abandonadas. Abandonadas por cualquier razón pero generalmente todas en grado de pobreza, precisamente lo que hoy el gobierno de Aristóteles Sandoval trata de oficializar como ejecutivo de todo el estado de Jalisco.

Fue Fray Antonio Alcalde un ser realmente excepcional, preocupado por los pobres, por los enfermos, por los niños, por las mujeres y sobre todo de la educación.

Por sus propios medios consiguió la iniciativa del rey de España para crear la primera universidad en el occidente del país, hoy la Universidad de Guadalajara, esto en 1792. Es decir la UdeG va ya sobre el segundo siglo de su creación. Fray Antonio Alcalde solo vio nacer esta institución. Tiempo en el cual falleció y hoy es un recuerdo para Guadalajara y para todo Jalisco.

De esta forma la Universidad de Guadalajara fue la primera en todo el occidente y el norte de México. De esta institución han surgido ya cientos de profesionistas, desde maestros, médicos entre estos nuestro estimado Jaime Miramontes y otros grandes valores de la educación que se ha extendido ya a toda la zona metropolitana, al sur y al norte del estado con el Centro Universitario de la Costa en este nuestro Puerto Vallarta.

La historia de Fray Antonio Alcalde no es solamente de un hombre de fe. Es un personaje de muchos milagros para Jalisco al que al cual se le debe guardar y recordar por todo lo que hizo para este gran estado.

Recordamos aquí a Fray Antonio Alcalde con motivo de la celebración del nacimiento de Jesucristo, cuyo nacimiento creo la historia de estos más de 20 siglos de la Iglesia Cristiana.