Consejos de una abuelita modernaGente PV

Ambición desmedida

¿Sabemos ser agradecidos con la vida maravillosa que poseemos o nos sentimos inconformes por poseer esa terrible enfermedad llamada “Ambición Desmedida”?

.

Por un México mejor

.

La Ambición es una terrible pasión por alcanzar fama, honores, fortuna, etcétera, y por desgracia estamos viviendo una época en que la Ambición parece tener mayor importancia que la misma Caridad para con nuestros semejantes.

Por la Ambición Desmedida, los grandes políticos dirigentes de algunos países, no les importa mandar a esas guerras realmente injustas e innecesarias, a jóvenes llenos de ilusiones para alcanzar su futuro “prometedor”, sin darse cuenta, que sólo van para promover el gran “negocio armamentista”, conseguir, más “petróleo, o ese territorio tan codiciado”… ¡Aunque sea a costa de la vida de esos ilusos chicos!, sólo para hacer ¡más ricos a los poderosos que jamás se apartan de sus comodidades! Exterminando a otros soldados de países lejanos, que al  igual que ellos… ¡Sólo deseaban un poco de reconocimiento social, para vivir tranquilos en un ambiente de equidad, alegría, paz y libertad!

Pero en cuanto les llega su llamado militar para “combatir” al ¿enemigo?, todos gustosos se  enlistan de inmediato para “defender a su patria, y así llegar a conocer gratuitamente esos lugares inalcanzables para sus bolsillos… Sin darse cuenta que el peligro inminente, se encuentra dentro de esas desquiciadas mentes de sus “mandatarios”, poseedores de una gran ambición desmedida…

Sólo hagan esta sencilla prueba, todos aquellos soldados de antaño, que después de ir a “defender a su patria” y lograron sobrevivir a los horrores y errores de las guerras… ¡quedaron mutilados ya sea física o psíquicamente!, al ver en qué condiciones tan deplorables e inhumanas, morían lentamente sus amigos y esos “enemigos”, casi unos niños, en los famosos Campos de Batalla; los cuales al regresar fueron bien recibidos y vitoreados… Y si en la actualidad se encuentran olvidados y hasta rechazados por esa misma sociedad… ¡que traten de pedir audiencia con el Presidente de su Nación, ¡a ver si los recibe de inmediato!…

No siempre se elige la guerra, sobre todo en esos países en donde los militares tienen las armas menos sofisticadas que los delincuentes, que azotan inhumanamente a sus habitantes y patrias. Sólo nos basta observar el comportamiento de algunos dirigentes para ver cómo aplican ese famoso dicho: “Si no puedes con tu enemigo, ¡únetele!”

Por desgracia, en nuestro terruño adorado cada día aumenta la Ambición Desmedida; hasta se ha llegado a infiltrar dentro de esas maravillosas familias que por alguna razón se han separado… donde algunos padres con la excusa de dar lo mejor a sus hijos, tienen el trabajo como prioridad; mientras ellos, abandonados a su suerte… sólo logran sobrevivir en un terrible ambiente de pornografía y destrucción, con los peores maestros caseros, ¡los medios de comunicación!

Y como sobreviven sin tener un guía cabal, empieza la “Ambición Desmedida” entre los hermanos, hermanastros y entenados… ¡después continúan con sus amigos, conocidos y quienes se crucen por su camino!… Y ellos no tienen la culpa de su terrible proceder, y cuando sean adultos, sobre todo si entran a la política corrupta, sólo van a hacer lo que oyen a diario: “A mí sólo póngame donde haya”…” El que no tranza, no avanza”… “Hay que aplicarles la Ley de Herodes”… “Sólo robé poquito”… “Yo no robo, sólo tomo prestado”… etcétera, etcétera…

En caso de que nunca hayan oído esa terminología… ¡es porque nunca han vivido en ésta envidiada, deseada, pero muy vejada tierra mexicana!

Por eso, hoy quiero compartir unas increíbles palabras que me llegaron y me han servido para meditar profundamente; y con eso, he sentido esa paz, felicidad y tranquilidad, que me han ayudado para continuar, y hacerle frente a esa Ambición desmedida:

 “Gracias Señor”

Es maravilloso tener brazos perfectos, cuando hay tantos mutilados…
Mis ojos perfectos, cuando existen tantos sin luz…
Es maravillosa mi voz, cuando hay tantas que enmudecieron…
Mis manos que trabajan, cuando hay tantas que mendigan…
Es maravilloso sentirse sano, cuando existen tantas enfermedades…
El no sentir dolor, cuando hay cuerpos que lo padecen en forma extrema…
Es maravilloso regresar a casa, cuando hay tantos que no tienen a donde ir…
Tener hijos hermosos, sanos y cariñosos, en un hogar donde nada falte…
Es maravilloso amar, vivir, sonreír, soñar, cuando existen tantos que lloran, sufren, odian, escapan a la realidad drogándose, y mueren antes de nacer….
Es maravilloso tener un Dios para creer y en quien confiar, sintiendo su amor y presencia, cuando hay tantos, que no conocen, ni el consuelo de la Fe…
Es maravilloso Señor, sobre todo, tener tan poco que pedir y tanto que agradecer…

¿Y nosotros, sabemos ser agradecidos con la vida maravillosa que poseemos, disfrutando al máximo nuestro hogar, junto con todos nuestros seres queridos, o nos sentimos inconformes por poseer esa terrible enfermedad llamada “Ambición Desmedida”?…

Recordemos siempre, que cuando nos toque partir de éste enigmático Planeta Tierra… ¡Dejaremos en  ella hasta nuestra Ambición desmedida!…

.

Cariñosamente Ana I.