¿Será año nuevo?

Por J. Mario R. Fuentes
jomarefu@hotmail.com

.

Nadie quiere más de lo mismo, sin embargo el 2017 dejó una pesada carga al 2018.

Incertidumbre y recelos productos de una era global llena de contradicciones es herencia del lapso que concluyó. Muchas ilusiones de la sociedad internacional y de México en particular quedaron pulverizadas, no se realizaron son pendientes para este periodo que inicia.

Como académico seguí con detenimiento las noticias publicadas por medios informativos serios, me permito realizar este ejercicio desde hace varios años, es tener el pulso social con el fin de conocer datos y hechos, la investigación es apasionante, permite realizar propuestas con el fin de resolver problemas de forma sensata, es propuesta para una vida mejor.

Falleció el 2017, todos asistimos a su funeral, algunos con esperanza otros con la satisfacción de ver coronados sus sueños. en estos casos la rutina permaneció enjaulada en el festejo acostumbrado; en mi caso reflexioné este trayecto de mi vida en el periodo referido. Las situaciones tristes de mi existencia pretendo enterrarlas con el año viejo, no sé realmente si lograré desprenderme de ellas aunque espero formen parte de mis archivos muertos.

Estoy seguro que la catedra universitaria será parte de mi vida hasta que llegue el fin de mi existencia. Por lo pronto en este 2018, año heredero de tragedias por resolver continuaré mi Vamos por Partes en el campo de la política, aunque a muchos incomode continuaré sin desfallecer.

Este año 2017 y su heredero el 2018 fue complicado como tal vez ninguno de sus antecesores; con la fuerza de voluntad estoy seguro la sociedad global remontara las dificultades por venir. Esto será solamente si se valora el esfuerzo colectivo, en especial el de los mexicanos que elegirán en este lapso electoral a sus mejores representantes para que codo con codo resolvamos las dificultades.

Coincido con el Secretario general de la ONU, el señor Antonio Guterres cuando en su mensaje de fin de año cita algunos retos para el 2018:

entre los urgentes está el resolver la proliferación de armas nucleares, las migraciones, el cambio climático, suficiencia alimentaria alimentos, xenofobia y respeto a los derechos humanos, entre los más urgentes. Por supuesto que en México está el ponerse e acuerdo en la instrumentación para la aprobación definitiva de la Ley de Seguridad Interna y la firma del Tratado de Libre comercio.

Todo lo anterior es para un académico motivo de preocupación en momentos en los cuales las determinaciones deben ser firmes y no flaquear al definir la dirección correcta, no los traspiés del mandatario norteamericano que llegó con la intención grosera de minimizar el trabajo de nuestros connacionales y construirles un muro fronterizo la suspensión del TLCAN todo soportado con expresiones groseras y fuera de lugar, comprensible esta actitud en una persona como lo es el señor Donald Trump sin el mínimo de conocimiento de lo que significa la política; mucho menos de sus dimensiones para lograr la concordia y la paz.

Por otro lado me preocupó el fortalecimiento de la corrupción e inseguridad pública lo cual fue de la mano de la carestía, inflación histórica lo cual llevó a medidas difíciles como el aumento de los combustibles, sobre todo el “gasolinazo” que llevó de la mano al encarecimiento de básicos, mientras las autoridades gubernamentales describían a una nación pujante en lo económico la pobreza creció por en varios estados del sureste sobre todo.

Los desastres naturales, huracanes, movimientos telúricos, incendios y altos índices de contaminación entre otros, vistieron a un año fatídico el 2017. Concluyó y dejo pendientes por resolver, en medio de una contienda ideológica está la toma de conciencia para elegir a los mejores.

Por lo pronto en estos días de inicio del 2018 deseo salud y las mejores razones a mis conciudadanos es responsable cada mexicano de l9 que se construya porque la vida es el mejor patrimonio que habrá que defender por encima de cualquier obstáculo. ¡Un fuerte abrazo!

.

(*) Egresado de la UNAM, maestro universitario desde 1979, fue investigador del ICS, conferencista, articulista, inició su trabajo periodístico en la Revista Proceso, jefe de corrección primera plana de diario El Nacional, reportero y columnista; galardonado en varias universidades del país,  21 años trabajó en el sector público y conformó el SNIM en la Coordinación de Productos Básicos de la Presidencia de la República, catedrático de la Universidad de la Veracruz.