CiudadLocal

Encuesta definirá candidato de Morena en Puerto Vallarta

Quien levante la mano para aspirar a la presidencia municipal de Puerto Vallarta deberá cumplir todas sus promesas, dijo Bruno Blancas.

.

  • El representante del Movimiento de Regeneración Nacional asegura que la gente está despertando y que, según el partido, están en segundo lugar en las preferencias electorales en esta ciudad.

.

Por José Reyes Burgos
Puerto Vallarta

.

“No robar, no mentir, y no traicionar”, esas son las tres máximas del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), el partido que arropa la candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador y quien levante la mano para aspirar a la presidencia municipal de Puerto Vallarta, deberá cumplirlas.

Porque para los morenistas, “no solo se trata de que sea (el candidato) famoso, conocido, sino de que compruebe una vida honorable”, dijo a Vallarta Opina Bruno Blancas, el enlace de Andrés Manuel en Puerto Vallarta y el Distrito 5 de Jalisco.

Añade a esto que no vislumbra un panorama complicado, sino todo lo contrario: los estudios y sondeos que ha hecho su partido aquí posicionan a Morena solo después de Movimiento Ciudadano, es decir en segundo lugar.

Eso a pesar de que aún no hay un perfil levantando la mano a todas voces como en los demás partidos, algunos de los cuales ya hace precampañas. Aquí en Vallarta, los morenistas confían en el arrastre del cambio que busca López Obrador, pero además, ven la contienda desde la base, es decir no será Andres Manuel el que arrastre los votos, sino los candidatos locales quienes aporten al líder izquierdista.

“La transformación es nacional, no municipal ni estatal. La gente está entendiendo este proceso. (…) sabe que se trata de una transformación nacional, que se va a dar en todos los niveles. Es una lucha entre el pueblo y las cúpulas”, acota.

También, Morena se autodefine como el único partido de alternancia verdadera. De acuerdo a Bruno Blancas, en esta elección que viene “nunca antes había tenido la izquierda una posibilidad tan real en Vallarta, nunca como izquierda verdadera”. Pues a su parecer, la contienda solo tiene dos polos: Morena, la esperanza de México, y el PRI con sus “partidos satélites”.

En uno de estos considera que se ha convertido Movimiento Ciudadano, que en el 2012 era parte de la coalición que apoyó la candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador, pero que hoy se ha manchado con las acciones de personajes que han gobernado mal como Ramón Guerrero, y por eso, recordó, “para bien o para mal se decidió transformar a Morena de un movimiento social a un partido, para evitar apoyar a figuras polémicas”.

Y así, ya vienen sus segundas elecciones con registro nacional, porque ni en Jalisco ni en Puerto Vallarta los morenistas han conseguido votos durante el proceso el 2015 para establecer el umbral mínimo local. Pese a eso, Bruno Blancas se expresa totalmente optimista: “la primera vez que ganó MC en Vallarta fue porque estaba en coalición con Obrador”.

Lo anterior significa que la estructura morenista, desde su punto de vista, tuvo un importante papel para los emecistas en aquel entonces, y ahora no serán la excepción, pues harán la diferencia. Además, tendrán su también su candidato a gobernador: Carlos Lomelí. Todo para lograr un “voto lineal” o de “cascada” que lleve a Morena hacia el trunfo, opina.

.

EN VALLARTA, CANDIDATO POR ENCUESTA

Aquí, confirma Bruno Blancas, su partido había tomado ya la determinación, por el tema de la paridad de género en las candidaturas, de asegurar que una mujer ostente la aspiración oficial a la alcaldía vallartense, y esa intención se mantiene firme.

Habría ya algunos perfiles femeninos, aunque también hombres. Ahora, por el tema de la alianza con Encuentro Social y Partido del Trabajo, Morena tendrá que definir un punto de acuerdo en común, aunque lo más probable es que encabece y se materialice la “candidata”.

Sin embargo, no serán las cúpulas quienes designarán a quien aspire al cabildo, promete Bruno, sino una encuesta que se realizará tanto a los militantes del partido como a los ciudadanos en forma estratégica, y esta permitirá deliberar internamente el resultado.

“Es una encuesta para militantes y a la población. Se eligen en todo el municipio muestras que representen el porcentaje de importancia que tienen a hora de las votaciones. Se sacan las muestras y en base a esas, se analiza la candidatura”, explica.

“La propuesta es una mujer a Morena en Vallarta. Hay compañeros que han querido participar, hombres, y al mismo tiempo somos un partido incluyente. Si hay personas honorables y respetables de trayectoria limpia que la sociedad recomiende, nuestros estatutos permiten que compitan”, asegura Bruno.

También, un porcentaje considerable de candidatos pueden ser externos, otra alternativa. “Gracias a la coalición hay otras posibilidades”, además señala, en referencia a las figuras que puedan a portar Encuentro Social y Partido del Trabajo.

Aunque no quiere revelar nombres pues “en su momento” harán el gran anuncio, Morena promete una cosa: habrá candidatos para la alcaldía y el distrito local y federal, pero nadie que no sea honesto y respetable. “Nuestra alianza es con toda la población, jóvenes, adultos, trabajadores”, añade.

.

SIN MIEDO A ENRIQUE ALFARO

Desde su punto de vista, Movimiento Ciudadano no se va a quedar con todos los votos hacia la presidencia y la gubernatura, pues Andres Manuel encabeza las encuestas, y prueba de ello es que es blanco de ataques desde todos los partidos y medios de forma unitaria.

La estructura de Morena en Vallarta, Jalisco y todo México, es suficiente y competitiva: “ya casi tenemos el 100% de los comités de base, que a nivel nacional deben sumar 60 mil, aquí en Vallarta hemos hecho un gran trabajo”, califica.

Carlos Lomelí Bolaños, que este domingo estará en Ameca y San Sebastián del Oeste, “es un precandidato fuerte que tiene todo el respaldo”, y recuerda que tanto en 2012 como en el 2015 ganó las diputaciones por su distrito. De este modo, Morena asegura que competirá “contra el sistema” en las próximas elecciones; en Vallarta, también se asumen como “la esperanza” de México.