CiudadLocal

Bahía, historia de éxito

Celso Humberto delgado, ex gobernador de Nayarit, presentó el libro “Bahía de Banderas, una historia de esplendor”.

.

  •  En el marco de la presentación del libro “Bahía de Banderas, una historia de esplendor”, el ex gobernador de Nayarit recibió la presea Vallarta Opina.

.

Por Eugenio Ortiz Carreño
Bahía de Banderas

.

El ex gobernador, diplomático y político nayarita, Celso Humberto Delgado Ramírez, fue objeto de la entrega de la presea del Grupo Editorial “Vallarta Opina” por su visionaria participación en la erección del municipio número 20 de Nayarit, que hoy lleva el nombre de Bahía de Banderas.

Ante cientos de protagonistas que hace más de 30 años aportaron su esfuerzo para que el sur de Compostela fuera separado de ese municipio, correspondió al empresario Alfonso Rizzuto hacer entrega de la presea al visionario ex gobernador, por su innegable aportación y apoyo al proyecto. Antes el actual presidente municipal Jaime Alonso Cuevas Tello, destacó el trabajo de las sucesivas administraciones municipales por consolidar esa idea y hacerla tangible.

Tras recibir el reconocimiento, el actual cónsul de México en Idaho, recordó sus tiempos de orador y de maestro para dar una cátedra de historia donde denominó a los asistentes los “forjadores de Bahía de Banderas”, al advertirles que Bahía de Banderas está en el mapa del mundo, antes que todos los presentes nacieran y seguiría después que partieran.

Todos emocionados se pararon a aplaudirle y aplaudieron reiteradamente ante la emotiva pieza oratoria del ex gobernador y político que les habló por su nombre, a Héctor Paniagua, a Carlos, a Juan, el padre del actual presidente municipal, pero también al otro Juan, el de Punta Mita, a Sovernigo, recordó a Pietro, ante la presencia de su hijo Alfonso, a Georgina y fue nombrando a uno y a otro protagonista de ayer, y a los que hoy todavía siguen aportando su experiencia y esfuerzo como Juan Ramón, Gabriel y otros más.

Su voz y su manera de pronunciar las palabras correctas y gráficas hipnotizan al auditorio, que sigue una a una sus frases, la cadencia de su discurso, sus ideas, sus detalles históricos, sus personajes, sus sentimientos y por eso todos se admiraron cuando al final se le quebrara la voz por la emoción y muchos parecieron sentirla también.

De entrada diría que Bahía de Banderas “es una historia de éxito” y a la vez de muchos fracasos y razonó que es importante tener en cuenta los fracasos para ver qué falló, porque cuando uno tiene la capacidad de corregirse es capaz de saber qué hacer y alcanzar el objetivo.

Refirió una experiencia personal que le sucedió al llegar al desarrollo que él mismo ayudó a proyectar, porque al llegar a un gran hotel le informaron que no había cuartos y eso le hizo recordar cuando “no había turistas y casi cargando teníamos que traerlos, les ofrecíamos de todo para que vinieran”.

En aquél tiempo, dijo, “traer una convención era algo grande, porque hacía falta un salón de convenciones, aunque hoy los hoteles tienen sus propios salones. Aun hoy, dijo, “nos falta nuestro salón de convenciones, hacerle promoción y que se conozca”.

Preguntó si entre la asistencia estaría alguien de Aeroméxico y recordó a la que durante décadas fue la gerente de la aerolínea, la señora Dulce María Carrillo, bueno alguien estará, porque ellos vivieron cuando no había turistas, y quien relató que en esas condiciones quien creyó en nosotros fue el gobierno federal con Gustavo Díaz Ordaz, que trajo el aeropuerto y la carretera, y luego Luis Echeverría hizo posible muchas obras.

Dijo que “con él se hizo el alineamiento de las calles, el centro de salud en los pueblos, en todas partes está la mano de la familia Zuno Echeverría, que también fue un visionario y ayudó a resolver los pleitos con los ejidos”. Cómo ha costado la militancia con los ejidos, la costa y playa no ha sido productiva, porque sólo crecen los hoteles.

.

HISTORIA Y VOLUNTAD

Refirió que la historia se hace a “golpes de voluntad”, con tenacidad, como la hace don Luis en el día a día. “Fíjense ustedes lo que es la capacidad de convención de una causa histórica, y recordó que para la creación del ahora municipio de Bahía de Banderas, todos los partidos políticos de ese tiempo votaron en forma unánime a favor.

Recordó también la habilidad de José Ángel Cerón, su capacidad de convocatoria y de sumar voluntades de los representantes de todos los partidos, desde el PPS y el PAN hasta los del PRI, porque ellos fueron los encargados cuando se pidió la opinión de los ciudadanos, todos coincidieron porque era un reclamo histórico.

Analizó y cuestionó al público asistente, quien se separó primero, si Bahía o Compostela, o San Juan de Abajo.

“Habría que hacer una investigación, en qué edad estuvieron en Bahía o en Tintoque. Recordó que la primera Compostela fue lo que hoy es Tepic, que luego se pasó a Xalisco o Xalisquillo, como se le conoce, por la virulencia de los indios y la actual Compostela fue la tercera. Se los dejo de tarea”, dijo. y agregó que habría que definir si la creación del municipio  es una separación o una reivindicación.

“Estamos contentos todos, ya nos curamos las heridas, ya nos lamimos las heridas, ya hay hotel lleno, hay casa llena, ya se vende todo, ahora la tarea es ver qué sigue”.

Y lo que sigue está en los planos de la creación de Nuevo Vallarta. Y lo que sigue es respetar el medio ambiente, el respeto al mar, al agua, a los mamíferos marinos…”.

Esto no solo se trata de la naturaleza, sino de respetar al hombre, que no sea mal tratado, que no sea violentado, que no sea secuestrado. El eje central del medio ambiente, dijo Celso Humberto Delgado, es el ser humano.

.

DESARROLLO DE 28 AÑOS

Alabó el desarrollo alcanzado a los 28 años de creación del municipio, pero llamó la atención sobre una realidad: que en Bahía de Banderas no hay deportistas nadadores, no hay clavadistas y practicantes de otras disciplinas acuáticas.

La razón de eso, dijo, es que en Bahía de Banderas no hay albercas populares. Hay albercas muy hermosas, en los hoteles o en las residencias privadas, pero cómo es posible que no haya albercas populares. Por tanto, añadió, hacen falta espacios para los jóvenes, para que no escuchen a los sirenos.

“Necesitamos más cosas. En cada aviso del Departamento de Estados Unidos, no podemos frotarnos las manos, cuando no esté Puerto Vallarta y Riviera Nayarit, se trata de que no suceda en ningún otro punto del país, porque se trata de que nos vaya bien a todos”.

Reconoció la visión de Enrique Echevarría, que murió ayer en Tepic, y hoy es velado por su familia, porque él trajo la Coca Cola a Bahía de Banderas, también reconoció a Gabriel Igartúa padre, porque a él le tocó ver cuando en la costa no había nada. Tenemos que seguir mejorando las cosas, ha sido un esfuerzo extraordinario y lo aprecio, pero tenemos que hacer más, aunque todo ha cambiado.

Refirió cómo hace un siglo o más, nadie conocía Las Peñas, cuando en San Juan de Abajo había 470 personas en Las Peñas eran 110, de hecho Vallarta no existía para Jalisco. Hoy estamos en el mapa y en el más importante, en el mapa de nosotros, de nuestras familias. Bahía de Banderas, ya estaba en el mapa antes de nosotros y seguirá estando después de nosotros. Pero ustedes son los más importantes, porque son los forjadores, dijo y entonces la voz se le quebró.

El ex gobernador concluyó así su clase de historia hablada desde el corazón.

.