CiudadLocal

Gerard buscó frenar a Zúñiga en la renovación de la Canaco

Carlos Gerard Guzmán.

.

  • La Concanaco desechó la inconformidad del ex presidente del organismo empresarial en Puerto Vallarta.

.

Por Gerardo González
Puerto Vallarta

.

La Cámara Nacional de Comercio (Canaco) en Puerto Vallarta cerró ayer el plazo para el registro de los interesados en la renovación de su consejo directivo, presidido actualmente por Teresita Marmolejo López, quien está por cumplir su tercero y últimos período al frente del organismo camaral.

En este proceso de renovación se dijeron interesados en participar el empresario Carlos Gerard Guzmán y el director de la Univa Vallarta, Luis Zúñiga Bobadilla.

Por alguna razón Carlos Gerard Guzmán buscó bloquear a Zúñiga Bobadilla en la carrera por la presidencia de la Canaco y para ello dirigió una carta a la presidenta del organismo, el pasado 11 de enero, en la que solicita “someter a estudio, consideración y en su caso aprobación de la separación del cargo dentro de la mesa directiva al C. Luis Ignacio Zúñiga Bobadilla”, esto en virtud de ser director de una institución educativa que tiene como misión, visión y valores “incidir en la transformación social desde la cosmovisión católica, así como ser un sistema universitario con identidad católica”, además de que “ostenta un cargo no aprobado por los estatutos de la Canaco de Puerto Vallarta, tal y como lo establecen los artículos 4 y 5 párrafo III” y que se refieren a una cámara autónoma, apartidista y laica, entre otras cosas.

Es por ello que Gerard Guzmán consideró que el cargo de Zúñiga Bobadilla contraviene el cargo de vicepresidente de la Canaco local y, por supuesto, limita sus aspiraciones para presidir al organismo, esto por supuesto desde el punto de vista de Gerard.

Cabe señalar que la Concanaco (Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, organismo a la que pertenece la Canaco local) respondió a la petición de Gerard, diciéndole que la Univa está agremiada legítimamente y que Luis Zúñiga es su representante, sin tener él el “carácter de sacerdote, obispo, clérigo, eclesiástico, cura, capellán, padre, mosén, presbítero o bien ministro de culto religioso”, por lo cual “se considera que no es viable la remoción que se pretende sustentada en los artículos 4 y 17 de los estatutos de esa cámara empresarial”.

Además, la Concanaco aclara que la remoción podría ser, incluso, “violatoria de los derechos de la institución afiliada y de los derechos humanos de la persona que ostenta el cargo de vicepresidente”.

Empresarios que han conocido del caso se dijeron extrañados por la forma en que Carlos Gerard quiso quedarse solo en la carrera por la presidencia de la Canaco Vallarta, al intentar descalificar las legítimas aspiraciones de Zúñiga Bobadilla.

En opinión de los empresarios, Gerard debería hacerse a un lado, debido a que él ya fue presidente de la Canaco Vallarta.

Aseguraron que debería de dejar de lado las artimañas y maniobras sucias y trata de evitar elecciones democráticas en este organismo del que ha pretendido convertirse en un cacique, sin permitir la participación de personas que puedan otorgar a la Cámara de Comercio un mayor nivel al que ha mostrado hasta ahora.

.