El Lago de Tos-Cano

Versos culinarios para pasar el rato,
por Francisco Toscano.

.

El preacuerdo azucarero
que negoció don Guajardo,
dijo que estuvo muy bien
pero resultó un petardo.

Y nadie, en Economía,
hoy dice “esta voz es mía”.
Van a perder los cañeros
más de quinientos melones.
Y estoy hablando de dólares
no de pesos o tostones.
Resulta que nuestra azúcar,
que muy blanca era exportada,
ahora es del otro lado
donde será refinada.

Buscando afines palabras
surge la del “chupacabras”
Preludio de lo que viene:
el pre acuerdo azucarero
nos da una muy buena idea
de que el tratado agorero,
el de América del Norte,
si es que es renegociado,
a México va a tocarle
ser el compadre amolado.

Compa, no sea rezongón,
agáchese por el jabón.
Lo escuché hace mucho tiempo,
pero tardé en comprenderlo.
Lo dijo Don Atahualpa
y ahora vuelvo a traerlo:
“el pobre que piensa poco
y tira al montón del rico,
después de los equívocos
le vienen los perjudicos”.

No lo inventé,
no lo inventé es así;
luego no digan
que no se los advertí.