Asignatura pendiente

Candelaria Tovar.

.

Por Humberto Aguilar

.

Conocer el esfuerzo de la señora Candelaria Tovar para dotar a la escuela del pueblo de Tebelchía una estufa y un refrigerador para ofrecer a cuarenta niños el primer alimento del día me hace recordar que esa es una asignatura pendiente de los tres niveles de gobierno para con los niños en edad escolar.

Los niños mexicanos en los pueblos e incluso en las grandes ciudades merecen esa atención  que debe ser obligatoria, solo que se ha eludido esa responsabilidad, especialmente en los tiempos de la mitad del siglo pasado hasta la fecha. Se tiene el conocimiento de las carencias en la población infantil, pero se elude esa responsabilidad principalmente del gobierno federal.

Es triste reconocerlo, en los años setenta, el presidente José López Portillo dio instrucciones para que los padres pagaran anualmente una cuota de inscripción por cada hijo en el nivel de las escuelas primarias, al tiempo que con gran entusiasmo convocaba a todos a disfrutar del bienestar por los precios alcanzados por el petróleo, así como los descubrimientos de nuevas fuentes del hidrocarburo. Nunca hizo algo por ofrecer ese primer alimento a los millones de niños en edad escolar.

En tanto en los colegios particulares ya se ofrecía un desayuno para cada niño, claro a cambio de una cuota que se asignaba a cada padre de familia. Los hijos de las familias ricas recibían el alimento, en tanto que las familias pobres apenas si les daban, aun ahora se ve, una torta o un pan si les alcanzaba también para un refresco.

.

TIEMPOS MODERNOS

Durante los gobiernos de los últimos 25 años se buscó de alguna forma ofrecer ese primer alimento. Tebelchía es un pueblo de campesinos y de trabajadores que vienen a Puerto Vallarta a trabajar en hoteles o tiendas departamentales, es un pueblo localizado en la rivera de la carretera a la delegación de Las Palmas, delante de La Desembocada. Se carecen muchas cosas, pero en la escuela se atiende a 40 niños en el programa escolar.

Durante más de 10 años los maestros pidieron el apoyo para renovar su estufa y un refrigerador para ofrecer a los niños el primer alimento del día. La entrega la hizo la señora Candelaria Tovar gracias al apoyo del programa del gobierno de Jalisco. Ya tienen ese equipo. La asignatura y la responsabilidad es de los padres, para que proporcionen esos alimentos. Ojalá que quienes tienen conocimientos, cultiven los productos del campo para su alimentación. En Tebelchía crían vacas y cerdos, ojalá que nos les falte la leche y la carne.

De nuevo se involucre a los padres más la asignatura completa es responsabilidad de los gobiernos.

Esto que ocurre en Tebelchía debe proporcionarse también en el resto de los pueblos que integran el municipio de Puerto Vallarta. La responsabilidad que demuestra el DIF, el gobierno del presidente municipal y su esposa es un buen ejemplo del cariño que le ponen a su servicio a la comunidad.