Cine CríticaGente PV

La Noche del Demonio: La Ultima Llave, y ojalá la última de todas

‘‘La Noche del Demonio: La Ultima Llave’’ (Insidious: The Last Key), es el cuarto capítulo de una de las franquicias de cine de horror más reconocidas de la última década.

.

Tal vez sea inesperado, tal vez no tanto, pero nuestro país es cinéfilo de corazón. Según un análisis del American Film Market publicado en 2016, México se posiciona entre los primeros diez lugares de los países que ven más películas al año dentro de los géneros de acción, comedia, y terror. Este último es en el que destacamos encabezando el primer puesto como la nación que más afecto tiene por las historias de casas embrujadas, demonios y fantasmas.

Lamentablemente, nuestro gusto por este género no es bien recompensando, ya que los exhibidores nacionales continúan trayendo a nuestras pantallas los peores representantes del cine de terror que produce nuestro país vecino del norte. La última entrega de ‘‘La Noche del Demonio’’ es prueba suficiente de que ni sus cuatro casas productoras, ni los distribuidores mexicanos tienen interés alguno en ofrecer productos cinematográficos de calidad a sus audiencias.

‘‘La Noche del Demonio: La Ultima Llave’’ (Insidious: The Last Key), es el cuarto capítulo de una de las franquicias de cine de horror más reconocidas de la última década. En este se cuenta la historia de la psíquica Elise Rainier, quien es contactada por un hombre que solicita su ayuda para investigar un fenómeno paranormal ocurrido en su hogar, el cual es, para su sorpresa, la casa donde ella creció cuando era niña, y en donde fue víctima del maltrato de su padre.

No hay mucho que resaltar, salvo quizás que esta es la peor película de la saga de Insidious (si es que eso tiene algún valor). La mediocridad de esta cinta sale a relucir en su guion, desarrollo, y actuaciones. Su director, Adam Robitel, creyó conveniente que la mitad de la trama se complementara con humor insípido y repetitivo, cuya presencia es tal que distrae al grado de no saber que género es el principal. Hay un tema en particular que involucra el secuestro de varias mujeres jóvenes, el cual pudo haber sido explorado más a fondo y proveer al filme de un poco de originalidad y sustancia, que tan desesperadamente necesita.

Mi recomendación es que esperemos a que llegue una verdadera cinta de terror a nuestros cines, que sigamos siendo el país que más consume este tipo de filmes, pero que sean los que de verdad valen la pena y que merecen ser considerados como terror sin ponerlo en duda.