El Lago de Tos-Cano

Versos culinarios para pasar el rato,
por Francisco Toscano.

.

Lo dijo mi tío Aristeo:
está chido el cachondeo.
Año del dos mil diez y ocho,
presente lo tengo yo,
la doña Gabriela Cuevas
grillamente chaqueteó.
Presumía de un panismo
de convicciones muy hondas,
pero al final resultaron
ser convicciones cachondas.

Dizque hay en su calendario
turismo parlamentario.
La chaquetera panista
nada tiene de morena,
pero hay quien dice que ella
presume de ser muy buena.
Pero nunca se aclaró
si es muy buena peregrina
o si solamente es
una experta chapulina.

Graco dio inicio a la riña
cuando vio la Cuauhtemiña.
Desde mi Puerto Vallarta,
ya con esta me despido
recordando a una vecina
a la que nomás no olvido.
Ella era una joya rara,
muy buena para el metate
pero al mismo tiempo era
muy buena para el petate.

No lo inventé,
no lo inventé, así era
y alguna vez le canté
la “Golondrina viajera”.