Gente PVToma Control

El cáncer… La importancia del diagnóstico temprano.

Es importante la consulta de detección y orientación sobre el cáncer.

.

Dr. Raúl Morales

.

Estimados amigos, en este mes se celebra el Día Mundial de la Lucha Contra el Cáncer, terrible enfermedad que puede afectar a cualquiera de nosotros, ya que puede aparecer en cualquier edad sin importar el sexo ni la condición socioeconómica.

Esta enfermedad está íntimamente ligada en algunos casos, a condiciones de carácter tóxico ambiental, como sería en el caso de las personas fumadoras, el humo del tabaco realmente contiene infinidad de sustancias químicas, todas ellas tóxicas y se ha comprobado que cuando menos 70 de ellas favorecen la aparición del cáncer en diferentes órganos, por lo que se les ha llamado agentes carcinógenos y por eso es importante que los fumadores y no fumadores conozcan algunos de estos elementos químicos.

Nicotina

Quizá el más importante agente cancerígeno es la nicotina, que es uno de los productos más fuertes del humo del tabaco, sin embargo, este tóxico (el tabaco) incluye el temido ácido cianhídrico, esta sustancia es muy venenosa y altamente volátil y puede tener un discreto olor a almendras.

Plomo

Otro tóxico es el plomo, que puede causar diferentes efectos dañinos como sería la anemia, aumento de las cifras de tensión arterial, es perjudicial a los riñones así como a nivel del cerebro, con importante disminución de las habilidades del lenguaje.

En el caso de las mujeres embarazadas fumadoras, el plomo por el tabaquismo puede penetrar al feto a través de la placenta, y puede causar severos daños al cerebro del bebé por nacer, todo por ser una mamá fumadora.

Arsénico

El arsénico es otro agresivo toxico, así como otros muchos que emanan del tabaco.

Para fines prácticos, el tabaco y otros hábitos negativos tendremos que eliminarlos porque es la forma más sencilla de prevenir el cáncer. El presente artículo tiene como finalidad orientar a la comunidad de Puerto Vallarta para que cambie totalmente muchas de sus rutinas para así evitar que nuestra vida pueda estar en peligro o que nuestro organismo pueda sufrir cambios o alteraciones que desencadenen en un proceso maligno.

Las cifras del cáncer

De acuerdo a las estadísticas del INEGI, de las personas que mueren por cáncer en la población mexicana, 3 de cada 10 se encuentran entre 30 a 59 años de edad, y fallecen por tumores malignos, principalmente del tubo digestivo, seguido muy de cerca del cáncer de pulmón y otros.

A nivel mundial, el cáncer es la segunda causa de muerte, tan sólo en 2017 ocurrieron alrededor de 9 millones de defunciones por este proceso maligno.

Los 5 tipos de cáncer más frecuentes que son causantes de muerte en la edad productiva son el cáncer de pulmón, seguido del cáncer del hígado, el cáncer de colon y recto, el cáncer de estómago, y finalmente el cáncer de mama.

Vale recordar que el cáncer de cérvix en México era muy frecuente, y gracias a las campañas de detención oportuna por medio del Papanicolaou y del examen periódico, la incidencia de este cáncer ha disminuido considerablemente en México. Debemos recordar que entre 30% y 50% de los casos de cáncer se pueden evitar.

Desde el año 2000 se celebra el 4 de febrero, a iniciativa de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Centro de Investigaciones sobre el Cáncer y la Unión Internacional contra el Cáncer. En México, los cánceres con mayor presencia en población de más de 20 años son: Hombres, en Jalisco en el año 2017 los canceres fueron considerados como la 3er causa de muerte.

Pendientes ante los cambios

Para fines prácticos, desde que el ser humano nace hasta que llega a la senilidad, siempre existirá la posibilidad de que aparezca un proceso maligno, por lo que insistimos, lo más sencillo es la prevención utilizando mucho el sentido común, esto representa el tener de rutina una vida sana, prácticamente sin estrés, alejada totalmente de los tóxicos, acompañada de una buena información nutricional para comer sano y nunca comida chatarra, no tener ningún habito que pueda tener tóxicos como el fumar, el uso de drogas, el alcoholismo, de ser posible deben evitarse las enfermedades contagiosas como es el caso del SIDA, el Virus del Papiloma Humano, el virus de la Hepatitis o cualquier otra infección viral, ya que los virus al penetrar dentro de las células del organismo y pueden favorecer la aparición de mutaciones de los cromosomas, lo que es el preámbulo para un proceso de carácter maligno.

Clínicamente uno debe conocer muy bien en qué condiciones se encuentra nuestro organismo, y debe mantenerse siempre una buena y saludable actividad física, y estar vigilantes de que si apareciera alguna manifestación en nuestro organismo, como alguna anormalidad por crecimiento de algo no esperado en cualquier órgano así como la aparición de manifestaciones sistémicas, como la pérdida de peso inexplicable, la fiebre y la sudoración sin evidencia de infección, o cualquier alteración de nuestro organismo que pudiera manifestarse con signos y síntomas que no tengan ni una explicación, es el momento en que uno debe acudir al médico para una revisión clínica minuciosa con la única finalidad de confirmar o descartar la posible presencia temprana de un proceso maligno.

Marcadores tumorales

Además de esto, existen infinidad de pruebas o marcadores tumorales que nos orientan para sospechar, descartar o confirmar la presencia de un cáncer; hay marcadores para cáncer de próstata, mama, hígado, tubo digestivo, etcétera, pero no existe una prueba específica única que pudiera ser útil para certificar que no somos portadores de algún proceso maligno.

Por todo lo anterior, debemos hacer conciencia de que tenemos que ir a una revisión periódica con el médico de su confianza, aunque no exista ninguna queja o molestia, como es el caso de acudir a las campañas para la detección oportuna de cáncer de cérvix por medio del Papanicolaou, método muy eficiente en la detección oportuna del cáncer de la matriz.

Asimismo, es importante resaltar las campañas de mastografías para la detección temprana del cáncer de mama, igualmente la detección rutinaria del antígeno prostático que siempre debe ser normal o bajo en el sexo masculino.

Exámenes rutinarios

Finalmente, debemos practicarnos en forma rutinaria la detección de sangre oculta en heces para corroborar que no existen huellas o datos de sangrado, y una simple radiografía del tórax que podrá detectar alguna tumoración silenciosa en un pulmón o simplemente confirmar la buena condición de salud.

Nuestra institución, Biomedical Center de Occidente, ha diseñado paquetes específicos para establecer rutinas de prevención de cáncer en el ser humano.

Si usted tiene duda sobre su condición actual, acuda con nosotros para realizarse un examen clínico junto con pruebas especificas para la detección oportuna del cáncer en cualquier edad, comuníquese con nosotros al teléfono 322 2936161 o al correo drmorales1999@gmail.com para contestar sus dudas o preguntas.