Cine CríticaGente PV

La Región Salvaje: Escalante vuelve indomable

Escalante ha logrado plasmar ese lado oscuro de la naturaleza humana que siempre está presente pero poco se reflexiona: el instinto La propuesta fotográfica, narrativa y temática es impresionante.

.

Por Sebastián Hernández Álvarez

.

Nunca es bueno empezar con las malas noticias, pero debo recalcar el lamentable hecho que es no contar aún con la última cinta de uno de los mejores cineastas mexicanos contemporáneos en la cartelera de Puerto Vallarta. “Ha sido compartida viralmente”, fue la descarada excusa de una de las cadenas de cine, que afirmó no tener espacio para exhibir este filme. Justifíquenlo como sea, pero creo que el público nacional, siendo uno de los más cinéfilos del mundo, tiene derecho a una diversa variedad de opciones cinematográficas; es obvio que no a todos les gustara ‘‘La Región Salvaje’’, pero no a todos nos gustan las comedias románticas simplonas y refriteadas, aunque las haya escrito Vicente Leñero.

Afortunadamente, pude asistir a una proyección de la película de Amat Escalante, y debo decir que este director sigue manteniendo un alto estándar en lo que a realización cinematográfica se refiere, razón por la cual es sumamente extraña su ausencia de público y espacios de exhibición.

Como toda la filmografía de este realizador, ‘‘La Región Salvaje’’ es cruda; sexualidad, violencia, adulterio, abandono y muerte son los ingredientes predilectos que componen a esta extraña cinta de ciencia ficción. La trama gira en torno a Alejandra, una mujer cuyo matrimonio ha caído en una monotonía decadente, y el encuentro de ella con una mujer más joven, Verónica, quien le promete solucionar sus problemas si accede a ir a una cabaña en medio de un bosque solitario.

La propuesta fotográfica, narrativa y temática es impresionante. A lo largo del filme se crea una atmosfera que viaja por los terrenos del terror y lo grotesco, la cual es impulsada por el suspenso que no suelta a los espectadores hasta su fatídico desenlace. Escalante ha logrado plasmar ese lado oscuro de la naturaleza humana que siempre está presente pero poco se reflexiona: el instinto, y toda la bestialidad contenida en él.

El director ha decidido dar un giro de 180 grados en cuestión de los terrenos que explora narrativamente; mientras que en ‘‘Heli’’ (2014) expone circunstancias y fuerzas que sobrepasan al hombre como individuo, en ‘‘La Región Salvaje’’ hace sangrar desde el interior a los impulsos más siniestros de la humanidad.

Talvez su peor pecado haya sido seguir esta tendencia que está cobrando fuerza en el cine mundial, y que no siempre funciona: emplear actores no profesionales (o ‘‘no actores’’ para precisar), que en lugar de abonar restan potencia a la historia, y para aquellos que sean atentos sin duda serán razón de distracción.

A pesar de esto, aplaudo el gran trabajo de Amat Escalante, lo felicito por llevar a cabo su visión artística teniendo mucho en contra, y deseo que su próximo largometraje encuentre un recibimiento más cálido en su patria que los tentáculos asfixiantes y babosos de la industria fílmica nacional.